EFEValència

El Comité de empresa europeo de Ford demanda estudios concretos que ofrezcan viabilidad para la planta de Almussafes (Valencia) y espera que se considere esta factoría para fabricar los actuales y futuros motores híbridos dirigidos al mercado europeo.

En una resolución que había sido previamente pactada por los sindicatos de la planta valenciana, el Comité de empresa europeo se pronuncia así tras la decisión de la compañía de adjudicar la nueva generación de motores EcoBoost a plantas de Norteamérica a partir de 2022 "en detrimento" de la factoría de Ford España.

El escrito, aprobado por unanimidad en la reunión de este jueves del Comité celebrada en Colonia (Alemania) y dirigido al presidente de Ford Europa, Stuart Rowley, lamenta que hayan prevalecido criterios políticos por encima de los económicos, con el argumento de acercar la fabricación de motores a la producción de vehículos para eliminar la creciente incertidumbre de costes de transporte, aranceles y tipo de cambio.

Con esa misma estrategia, el Comité espera que por razones de rentabilidad para el negocio se considere la planta valenciana para fabricar los actuales y futuros motores híbridos para el mercado europeo, muchos de los cuales se importan actualmente de fuera de Europa y se ensamblan en plantas europeas.

El Comité europeo y el de Valencia piden estudios que respondan cuanto antes a las propuestas que plantean y se pueda establecer un plan de seguimiento para esas alternativas.

En la resolución, se recuerda que durante más de 40 años la planta de motor de Valencia ha demostrado su "profesionalidad, eficiencia y compromiso" con los retos que se han planteado por parte de la compañía y es un referente en todos los ámbitos para Ford.

Y "seguirá siendo así en el caso de que se haga realidad alguna alternativa para Valencia", como así lo recoge el comunicado en el que Ford anunció el traslado de la fabricación de los motores EcoBoost.

Añade que la flexibilidad de la plantilla y de las instalaciones de la planta de Valencia demuestran la capacidad de negociación y adaptación a las necesidades en cada momento, a lo que se une la rentabilidad económica, y todo ello es "una garantía" para el rediseño de negocio que Ford acometerá durante los próximos años.

Los representantes sindicales reafirman su compromiso en "seguir enfocados" en satisfacer la demanda extraordinaria de motores para el mercado norteamericano y en que el lanzamiento del nuevo Kuga sea "un éxito".

Ford anunció el pasado 31 de octubre el traslado a Norteamérica de la nueva generación de motores EcoBoost 2.0 y 2.3 que actualmente fabrica la planta de Almussafes.