EFEValència

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, ha lamentado este jueves que "mientras no tengamos un nuevo modelo de financiación, en la Comunitat Valenciana estamos condenados a incumplir el objetivo de déficit".

Vicent Soler ha realizado estas declaraciones tras conocer las previsiones del informe de cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria de 2019 elaborado por la Autoridad Indpendiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), según un comunicado de la Generalitat.

Atendiendo a este informe, la AIReF considera "muy improbable" que la Comunitat Valenciana cumpla este año el objetivo de estabilidad fijado en el -0,1% del PIB, lo cual, a juicio de Soler "es obvio", debido fundamentalmente "a que la Comunitat Valenciana dispone de menos recursos per cápita derivados del modelo financiación que otras comunidades autónomas".

El gasto global por habitante en la Comunitat Valenciana entre los años 2015 a 2018 "se sitúa 130,6 euros por debajo de la media del conjunto de las comunidades autónomas", ha denunciado Soler, quien ha indicado que mientras el gasto per cápita de la media de las autonomías está en 3.390 euros, el de la Comunitat se sitúa en 3.259 euros.

"Si tomamos en cuenta a las comunidades autónomas mejor financiadas, la diferencia es aún mayor durante los años señalados. Así, un valenciano recibe de media 1.490 euros menos que un navarro y 725 euros menos que un cántabro", ha lamentado Soler.

Según el conseller, "si queremos seguir ofreciendo a las valencianas y valencianos unos servicios públicos fundamentales con unos niveles mínimos de calidad, no podemos reducir más nuestro gasto. Hay ciertas líneas rojas que no estamos dispuestos a traspasar y esa es una de ellas".

"Los ciudadanos de la Comunitat Valenciana tienen derecho a tener garatizada la sanidad, la educación y la atención social en condiciones similares a cómo las tienen los ciudadanos de otras comunidades autónomas", ha indicado el conseller.

Para Soler, esto significa "que no podemos recortar el gasto en estas prestaciones, que suponen el 84,3 % de nuestro gasto no financiero (excluido el capítulo 3)".

"Está ampliamente demostrado, e incluso ha sido reconocido por el Gobierno central, que la Comunitat Valenciana es la peor financiada de España y esta realidad marca nuestra capacidad financiera", ha indicado Soler.

Asismismo, Soler ha recordado que "el bloqueo a los Presupuestos Generales de Estado por parte del PP, Ciudadanos y de los partidos independentistas complica aún más el panorama financiero para las comunidades autonómas, especialmente para aquellas infrafinanciadas como la valenciana".

"En los presupuestos había medidas como la contribución a la dependencia, el pago del IVA o inversiones en infraestructuras, que hubieran contribuido a paliar la situación mientras se negocia la reforma del sistema", ha añadido Soler.

Según el conseller de Hacienda, el bloqueo a los Presupuestos Generales de Estado de 2019 no ha sido, recientemente, la única decisión de los partidos de la derecha en contra de los intereses de los valencianos.

Ha recordado que "el PP y Cs bloquearon en el Senado, por razones totalmente partidistas, el aumento del techo de déficit que ya había autorizado Bruselas, del actual 0,1 % al 0,3 %, que habría supuesto 237 millones adicionales para la Comunitat Valenciana".

El conseller ha explicado que la situación "es aún más grave porque la Comunitat Valenciana tiene un nivel de gasto por debajo de la media, lo cual evidencia que si no cumplimos el objetivo de déficit no es porque gastemos más, sino porque ingresamos menos".

La AIReF incluye también en su informe "la recomendación reiterada al Ministerio de Hacienda de que revise los objetivos de déficit teniendo en cuenta la situación de cada comunidad, con el fin de definir un calendario de consolidación progresivo, exigente y realista".

Así, recomienda que "la fijación de los objetivos de estabilidad 2020-2023 de las comunidades autónomas se realice de manera diferenciada, atendiendo a la posición fiscal de cada una de ellas".

Soler se ha mostrado favorable a esta medida y ha señalado "que sería más justo que no se nos tratara a todas las comunidades autónomas con la misma vara de medir porque venimos de situaciones muy distintas. En nuestro caso, somos una comunidad claramente infrafinanciada".

La Comunitat registró en 2018 un déficit del 1,3 % del PIB, un desfase entre ingresos y gastos motivado, entre otras razones, por la financiación en términos de caja asignada en su día por el Gobierno central a la Generalitat.

También por el impacto en las cuentas de diversas sentencias judiciales, como los 101 millones en indemnizaciones a los propietarios de viviendas de las Torres de Benidorm avaladas en 2005 o la reducción de tarifas de las ITV acordada en 2014.

"Desde el Consell estamos haciendo un esfuerzo por contener el déficit público a base de eficiencia y buena gestión, pero sin duda el disponer de objetivos de déficit diferenciados sería un gran avance", ha subrayado.