EFEValència

Solo entre un 5 y un 8 % de los valencianos "huye" de las Fallas y las incomodidades que genera la fiesta y viaja a destinos cercanos como capitales europeas con conexión aérea directa o lugares de costa, y este año incluso a Pirineos en busca de la nieve que queda de la temporada invernal.

Las temperaturas primaverales que suelen reinar en Valencia en la primera quincena de marzo -como se suele decir, hace tiempo de Fallas- animan también a sus habitantes "poco falleros" a instalarse por unos días en sus segundas residencias, ya sean chalés en la montaña o apartamentos en la costa.

De esta manera no viajan pero desconectan de las rutinas diarias y de los ruidos que trae la fiesta, que a su vez atrae a miles de turistas que llenan los hoteles y apartamentos de la ciudad y el área metropolitana.

El número de valencianos que se va fuera de València durante las Fallas depende de qué día de la semana caiga el 19 de marzo y los días de puente que arrastra, aunque quien se "escapa" de estas fiestas lo hace prácticamente todos los años.

Según explica a EFE Eva Blasco, directora de la agencia de viajes Europa Travel y presidenta de la Asociación de Empresarias y Profesionales de València (EVAP) y del consejo empresarial de Valencia de la CEV, las Fallas no suelen ser un periodo de viajes largos ni de larga distancia; para ello se aprovecha más Semana Santa y Pascua, cuando pueden durar diez u once días.

El valenciano que decide salir de València en Fallas tiene un perfil profesional, de directivo y de edad madura, pues las verbenas, las fiestas y los castillos de fuegos artificiales son para muchos citas callejeras demasiado atractivas para no asistir, especialmente para los jóvenes.

Sin contar con los protagonistas de la fiesta, los falleros, que acuden siempre a cada acto. Y es que casi 100.000 personas de la ciudad de València y los pueblos integrados en la Junta Central Fallera están censados como falleros, de una población de alrededor de 800.000 habitantes, según datos de este organismo.

Mientras unos pocos se van, otros muchos llegan a la ciudad bajo el reclamo de los monumentos falleros que inundan las calles de sátira e ingenio, acompañados por las carpas blancas que acogen las actividades de los falleros.

De hecho, las Fallas despiertan cada vez más el interés de visitantes de distintas nacionalidades que buscan "experiencias únicas y auténticas" que les permitan vivir como un valenciano más, según la primera teniente de alcalde de València, Sandra Gómez, que cita las visitas guiadas por las comisiones falleras, la cremà o las visitas a los monumentos de la sección Especial entre los reclamos.

No obstante, el visitante principal de las Fallas es nacional con el 42 % sobre el total (por encima del 35 % en el resto del año), y son los madrileños, catalanes, los propios valencianos y los andaluces los "más propensos", según datos obtenidos del INE facilitados a EFE por Turismo Valencia.

En cuanto a visitantes extranjeros, el 20 % de los que visitan las Fallas son italianos, seguidos por holandeses (12 %), británicos (9 %), alemanes (7 %), franceses (6 %), belgas y estadounidenses (ambos con un 4 %).

Según el sondeo realizado por la fundación Turismo Valencia, la ocupación para estas fiestas está en torno al 75 % de media entre los días 15 al 19, y en el 88 % para la jornada del sábado 16, y la previsión es de aumento de la ocupación con las reservas de última hora.

Para mostrar el origen y singularidad de las Fallas, Turismo Valencia impulsa actividades dirigidas principalmente a visitantes como visitas guiadas de tres horas y media de duración, que permiten conocer la indumentaria, tradición musical y espectacularidad de los monumentos, o visitas y entrada a las nueve fallas de la sección especial.

Otras experiencias son las mascletaes en balcones de la plaza del Ayuntamiento, convertida entre el 1 y el 19 de marzo en la catedral de la pólvora, o la Nit del Foc, el principal y más espectacular espectáculo pirotécnico de las Fallas.

Este tipo de actividades son más demandadas por británicos (38,9 %), españoles (33,42 %), alemanes (10,30 %) y franceses (7,55 %), y hasta el 11 de marzo se ha gestionado un 10 % más de ventas de experiencias de Fallas que en toda la campaña del año pasado.

València cuenta con un turista cada vez más digital y así es posible conocer los rangos de edad a los que más interesan las Fallas: un 28 % tiene entre 25 y 34 años, un 21 % entre 35 y 44 años, un 17 % entre 45 y 54 años, un 14 % entre 55 y 64 años, un 10 % entre 18 y 24 años y un 9 % más de 65 años. Por Inmaculada Martínez