EFEValència

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) participarán en un proyecto internacional para desarrollar y analizar protocolos criptográficos que eviten ataques de ordenadores cuánticos y mantengan a salvo transacciones y comunicaciones.

En el proyecto, que empezará el próximo mes de abril y se prolongará durante tres años hasta marzo de 2024, los investigadores valencianos trabajarán conjuntamente con expertos de Japón, Turquía y Francia, según los datos a los que ha tenido acceso EFE.

GARANTIZAR LA SEGURIDAD Y LA PRIVACIDAD

En acciones tan cotidianas como una conversación por internet o una transacción, hay determinadas operaciones de cifrado cuyas claves son prácticamente imposibles de conseguir, lo que garantiza nuestra seguridad y privacidad.

Es complicado averiguarlas porque se basan en problemas matemáticos complejos, que solo la computación cuántica podría abordar, ya que convierte esos problemas en operaciones sencillas y permite descifrarlas y poner así en peligro nuestra seguridad y privacidad, señalan fuentes de la UPV.

Para hacer frente a esta amenaza futura, los investigadores de la UPV pertenecientes al Instituto VRAIN, participarán en este proyecto que desarrollará y analizará protocolos criptográficos que garanticen la máxima seguridad en las comunicaciones, para hacerlas más "resistentes" incluso ante posibles ataques con ordenadores cuánticos.

En el proyecto, denominado FAVPQC -Formal Analysis and Verification of Post-Quantum Cryptographic Protocols- trabajarán conjuntamente con expertos del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología de Japón (JAIST, por sus siglas en inglés), la Universidad Mayis (Turquía) y la Universidad de Rouen Normandía (Francia).

El investigador del VRAIN Santiago Escobar comenta a EFE que "hoy ya existen ordenadores cuánticos, pero su implantación es limitada, por lo que no existe riesgo alguno".

"Para adelantarse al escenario de una programación cuántica universal, diferentes grupos en todo el mundo trabajamos en el desarrollo y validación de protocolos de comunicaciones para que sean infranqueables incluso ante ataques basados en computación cuántica. Y este es el objetivo de este proyecto internacional", destaca.

LA HERRAMIENTA DE ANÁLISIS MÁS POTENTE, CON SELLO DE LA UPV

Así, en el marco del proyecto FAVPQC, se desarrollarán y analizarán protocolos criptográficos poscuánticos utilizando para ello Maude-NPA, el software más avanzado del mundo actualmente para el estudio de protocolos de comunicaciones que utilizan propiedades criptográficas avanzadas y que lleva el sello del Instituto VRAIN de la UPV.

Maude-NPA ayuda a encontrar fallos de seguridad o verificar que un protocolo está libre de ataques, es gratuito y permite realizar análisis de protocolos de seguridad criptográficos, teniendo en cuenta las propiedades algebraicas del criptosistema.

"A veces, estas propiedades pueden descubrir debilidades de los criptosistemas y, en otros casos, son parte de los supuestos de seguridad del protocolo. Todo ello contribuye a descifrarlo Maude-NPA", asegura Escobar.

Durante el proyecto, se analizarán propuestas de protocolos poscuánticos enviados a la competición internacional organizada por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Este organismo promueve desde hace unos años una iniciativa para responder a los desafíos que, en clave de seguridad, se derivan de la computación cuántica.

Los investigadores de la UPV contribuirán a "descifrar" los niveles de seguridad que pueden llegar a ofrecer algunos de los protocolos ya desarrollados para hacer frente a esos ataques con computadores cuánticos.

"Nuestra herramienta vamos a utilizarla para realizar esos protocolos nuevos más resistentes a los ataques con computación cuántica y la idea ahora mismo es analizarlos y ver hasta qué punto son seguros y qué vulnerabilidades puedan tener", apunta y destaca que permite "verificar muchas más propiedades criptográficas que otras herramientas de la competencia".

"Al tratar con datos, la seguridad y privacidad de la información se vuelven vitales. Este proyecto repercutirá en protocolos de comunicaciones más potentes y seguros ante ataques realizados con un ordenador cuántico", concluye el investigador.