EFEValència

La empresa valenciana Instalaciones Grau ha fabricado ocho reactores, depósitos de hasta 6.000 litros que no dan opción a la contaminación del producto, que se instalarán en laboratorios gallegos para realizar la mezcla de las materias primas que conforman la vacuna española contra la covid.

La compañía, especializada en la fabricación de equipos, instalaciones y componentes para sectores como el farmacéutico, químico, alimentario, cosmético y biotecnológico y con sede en Manises, participa en el proceso de fabricación en España de una de las vacunas, actualmente en fase de desarrollo.

Colabora con CZVeterinaria, cuya filial biotecnológica Biofabri -perteneciente al grupo Zendal- va a comenzar las primeras fases de los ensayos clínicos (fases I y II) en las próximas semanas.

Los reactores tienen una capacidad de 6.000 litros (cuatro de ellos) y 600 litros (los otros cuatro) y cuentan con procesos constructivos específicos para evitar contaminaciones.

Según han informado a EFE fuentes de la compañía, pasan por un acabado de las superficies que evita los puntos negros, con soldaduras de gas argón del 99,99 % de pureza y certificado, y ofrecen una perfecta coordinación entre los procesos de limpieza y producción.

El producto que se introduzca en ellos no debe tener opción de contaminarse, las bacterias no deben introducirse o difundirse por la planta y todos los materiales deben ser duraderos y estables para los procesos y ciclos de limpieza.

Con este sistema se consigue que el interior del tubo tenga el mismo acabado que el exterior y por lo tanto no sufra oxidaciones, lo que garantiza que no haya poros, cortes interiores, roturas de la raíz o fusiones incompletas, y contribuye a que la soldadura soporte mejor las agresiones de tipo químico.

Además de los reactores, Instalaciones Grau trabaja para otros campos, colabora con AINIA y en el último año ha registrado un incremento considerable de proyectos en marcha como la obtención de heparina (anticoagulante usado en la medicina) a partir de mucosas de cerdo.

La empresa familiar, dirigida por Carlos Grau y fundada en 1957, facturó 8 millones de euros en 2020 y prevé un aumento del 20 % este año.

El crecimiento experimentado por la empresa se traduce en necesidades de contratación y ha llegado a un acuerdo con la escuela de negocios ESIC Valencia para la contratación de personal en periodo de prácticas, un forma de impulsar las contrataciones a personal joven y emprendedor.

Con 80 trabajadores, ha contratado a varios soldadores y busca profesionales cualificados como ingenieros de procesos, delineantes, técnicos de diseño, programadores, soldadores o pulidores.

Desde la empresa señalan que les cuesta encontrar determinados perfiles dado que no hay mucho profesional senior (con formación y experiencia) y, por ejemplo, buscan a una persona con experiencia mínima de 2-3 años en un departamento de procesos de alguna ingeniería o afines con manejo de Solidworks (un software CAD para modelado mecánico en 2D y 3D) o diseño CAD 3D para el dimensionado de equipos (tuberías, bombas, bombas de vacío, intercambiadores de calor, y válvulas).

La demanda de trabajo que han recibido durante la pandemia les ha llevado a tener tres turnos y a trabajar también los sábados por la mañana.