EFEBarcelona

Unos 4.000 trabajadores de CaixaBank acogidos al ERE han dejado hasta ahora la empresa, lo que supone aproximadamente el 60 % de las 6.452 extinciones de contrato pactadas con los sindicatos en 2021.

El pasado mes de noviembre se produjeron las primeras 1.200 salidas voluntarias de empleados y a principios de este año abandonaron la empresa otros 2.700.

Por tanto, quedan por dejar la entidad otros 1.500 trabajadores, un proceso de salida que se producirá progresivamente en los próximos meses.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha apuntado en una rueda de prensa celebrada en València que en marzo se irán unas 500 personas y que la mayoría restante lo hará en el segundo trimestre, aunque aún quedarán algunos empleados que se marcharán a cierre del ejercicio.

El ERE, el mayor de la historia de la banca en España, fue pactado con los sindicatos y contempla 6.452 salidas voluntarias de empleados en España, 1.839 menos que las previstas inicialmente.

CaixaBank recibió un total de 8.246 solicitudes de adhesión al ERE, cifra que sobrepasaba en un 27,81 % el número de salidas previstas en la reestructuración.

El banco que preside José Ignacio Goirigolzarri ha presentado hoy los resultados del ejercicio 2021, en el que obtuvo un beneficio de 5.226 millones de euros, casi cuatro veces más que en 2020, cuando ganó 1.381 millones, al incorporar los impactos extraordinarios asociados a la fusión con Bankia.