EFEValència

La delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, considera "normal que haya discrepancias" en el seno del Ejecutivo central, el primero de coalición en la etapa democrática en este país, pero se ha mostrado convencida de que el pacto de gobierno es "sólido" y "aguantará toda la legislatura".

Calero ha señalado durante Los desayunos de la Agencia EFE en el Colegio de Abogados de València que la actual etapa política en España "no es fácil" y ha considerado que "todos tienen que aprender a manejarse" dentro del Gobierno de coalición, para lo cual hay que "explorar todas las vías de comunicación".

En su opinión, dado que el Ejecutivo lo forman partidos que son "totalmente diferentes", es "normal" que haya "discrepancias", algo que no hay que ver de manera "negativa", sino analizar cómo se sale de ellas en beneficio de la ciudadanía, y ha insistido en que el Gobierno "va bien".

Admite que en el Ejecutivo que preside Pedro Sánchez hay "personalidades fuertes", algo que prefiere a un Gobierno "gris" como a su juicio fue el de Mariano Rajoy, pero reivindica que, "independientemente de las personalidades, hay un Gobierno muy potente, con mucha fuerza y con las ideas muy claras".

La delegada del Gobierno destaca que en política "tiene que empezar a imperar la lealtad" y desterrar "la mentira y el enredo", porque "es el momento de dignificar la política", en lugar de estar en una especie "de concurso a ver quién la dice más gorda".

La política no es un "espectáculo verdulero y vergonzoso", sostiene la delegada del Gobierno, quien hace una reflexión: "No siempre se está en campaña electoral, y la lealtad en política tiene que ser un baluarte en alza; si hay lealtad y respeto institucional, la cosa funciona", con independencia de las "escaramuzas" que pueda haber.

Por otra parte, afirma que, ante la violencia machista, hay que "sumar esfuerzos, replantear" lo que se está haciendo y ver qué hay que "mejorar", porque esta es una lacra "vergonzante" que "no baja".

Según sostiene, es necesario "potenciar" las políticas contra la violencia machista, así como "poner más efectivos de vigilancia y, sobre todo, poner el foco donde debe estar", que es en los hombres.

La violencia machista "es un problema que tienen los hombres que sufrimos las mujeres, y ahora mismo hay que empezar a poner el foco en los hombres, que deberán tener una actitud mucho más activa en denunciar lo que están haciendo otros hombres y ponerse al lado de las mujeres de una forma activa, no se una forma pasiva, como ahora se está haciendo", afirma.

"Se está trabajando de forma seria desde muchos sitios, pero nos falta, creo, poner en común y en valor todo lo que se está haciendo, y mejorar desde todos los sitios", señala la delegada, para quien una de las prioridades es sentarse a "coordinar todas las acciones" para seguir avanzando.

Insiste en que se trata de "una lucha de todos, de un trabajo de todos", pues cada año hay "alrededor de 50 o 60 asesinos nuevos". "No es una lucha de las mujeres, es la lucha de la sociedad en su conjunto, y los hombres se tienen que poner de forma más activa en contra de lo que está pasando".

A su juicio, "falta tiempo" para que la igualdad entre hombres y mujeres deje de ser una asignatura pendiente , aunque se está en el "buen camino", y recuerda cuando salía a manifestarse el 8 de marzo "con un poco hasta de miedo", porque les "miraban mal" y hasta decían quera eran "cuatro locas", cuando la última manifestación fue "una explosión de toda la ciudad" alrededor del Día de la Mujer.

Para la delegada del Gobierno, hay que empezar "de verdad desde las escuelas a formar de manera diferente", pues muchas veces se educa en igualdad "pero con unos parámetros que son muy patriarcales". EFE

lb/cbr

(foto) (vídeo)