EFEValència

Las Fallas de València que finalizan este sábado dejan varias conclusiones que pueden resumirse en diez claves:

1.- El mal tiempo. La borrasca Celia quedará para el recuerdo por haber dejado las Fallas más lluviosas y con menos horas de sol en 84 años, así como un ambiente frío y alejado del famoso "tiempo de Fallas" y rachas de viento que han hecho peligrar algunos monumentos. Paraguas, chubasqueros y abrigos han dominado la vestimenta urbana.

2.- Tres ataques a fallas. La falla Avenida Burjassot-Joaquín Ballester ardió intencionadamente el pasado domingo y las fallas de la artista fallera Anna Ruiz para las comisiones Lepanto-Guillem de Castro y Castielfabib y que representaban a una mujer y un hombre desnudos fueron vandalizadas en sus respectivas zonas genitales en sendos ataques "con connotaciones machistas", según las autoridades.

3.- La crisis medioambiental. Los temas estrella del arte satírico de las fallas han regresado este año a la crítica mordaz a políticos, reyes y mandatarios mundiales, a la crisis económica y al eterno culto fallero a la fantasía y la imaginación, pero el cambio climático, la naturaleza y el desarrollo sostenible han sobresalido tanto en la falla ganadora (Convento Jerusalén) como en la municipal.

4.- La guerra en Ucrania. La invasión rusa comenzó a las puertas de las Fallas (desde finales de febrero hay ya actos multitudinarios) y sus ecos se han sentido desde entonces en el mundo fallero: desde los lemas contra la guerra y la solidaridad hacia Ucrania, con homenajes a su bandera en mascletaes y actos festivos, hasta las dificultades de la hostelería, con precios disparados y restricciones al aceite de girasol con que se fríen los buñuelos y churros.

5.- La mascarilla. Obligatoria para aglomeraciones en Fallas, ha sido la única restricción limitativa que queda de las medidas anticovid y que condicionaron tanto -de fondo y forma- las "miniFallas" de septiembre de 2021, pero tres semanas de mascletaes, verbenas y mareas peatonales dejan imágenes por doquier de miles de personas sin ella puesta, lo que hace temer un repunte de contagios.

6.- La incertidumbre. Las expectativas tras las Fallas del reencuentro quedan en suspenso no solo porque el mal tiempo ha echado por tierra reservas hoteleras y hosteleras, sino por la irrupción de la crisis -económica y productiva- derivada de la guerra en Ucrania, que obligará ya a las comisiones falleras a reducir sus presupuestos para las fiestas de 2023. Este año, para las 766 fallas plantadas en València -entre grandes e infantiles-, se han gastado 12,5 millones.

7.- Premios e indultos. La falla "2030" de Convento Jerusalén, obra de Pere Baenas con un presupuesto de 315.000 euros, y "Columbus" de Gayano Lluch, de Sergio Alcañiz y 52.000 euros, son las mejores fallas grande e infantil de 2022 según el jurado oficial, mientras los grupos "Fantástica indumentaria" (de Carlos Carsí para l'Antiga de Campanar) y "Mare mòbil" (de José Gallego para Convento Jerusalén) se salvarán del fuego como "ninots indultats" por votación popular.

8.- Desembarco político. Por el balcón del Ayuntamiento han pasado este año para ver la mascletà, además de representantes autonómicos y locales de la Comunitat Valenciana, dos ministras (Isabel Rodríguez y Diana Morant), el próximo líder nacional del PP (Alberto Núñez Feijóo), el alcalde y la vicealcaldesa de Madrid (José Luis Martínez-Almeida y Begoña Villacís) y políticos de ámbito nacional de Podemos, Ciudadanos y Vox. Rocío Monasterio, de este último partido, desfiló además en la Ofrenda a la Mare de Déu dels Desamparats.

9.- Incivismo. El Ayuntamiento estudiará qué hacer con algunas conflictivas verbenas que se celebran en Fallas junto a conjuntos monumentales del centro histórico mientras se suceden quejas por botellones, vandalismo, lanzamiento descontrolado de petardos y suciedad en calles y parques, pese a que este año los aguaceros y el frío han limitado el tiempo de ocio nocturno en la vía pública.

10.- Los toros. El coso de la calle Xàtiva, en pleno epicentro festivo de la ciudad, ha vuelto a acoger su famosa Feria taurina de Fallas tras suspenderse la de 2020 y no celebrarse la de 2021 por las amplias restricciones por covid que imperaban aún entonces, con cuatro corridas, una de rejones y dos novilladas (una de ellas sin caballos) con Morante, Roca Rey y Manzanares (por partida doble) como principales reclamos.

Por Carlos Bazarra