EFEMadrid

El autor valenciano Juan José Millás se enfrenta a diario en sus escritos con los problemas que le plantea el genérico para dar visibilidad a las mujeres y considera que el "silencio" de la RAE sobre este asunto y el "malestar" que existe en la sociedad demuestra su "prepotencia y falta de sensibilidad".

Y está convencido de que la RAE no va a responder al informe que encargó la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, sobre el lenguaje inclusivo para las mujeres en la Constitución porque los académicos consideran que sería "rebajarse", ha asegurado Millás en una entrevista.

"El machismo patriarcal ha contaminado todos los ámbitos de la realidad pero el mundo académico dice que a la lengua no la ha contaminado. ¿Qué es la lengua, la Virgen María?", se pregunta el escritor, que explica que como autor que escribe a diario se encuentra casi todas las semanas con el problema de que "no llega" con el masculino utilizado como genérico y se tiene que "buscar la vida".

Millás (Valencia, 1946) acaba de publicar "La vida a ratos" (Alfaguara), una novela en forma de diario que narra la vida de un personaje llamado Juan José Millás.

"Es una novela hecha a base de un diario de vida cotidiana, en el que cada semana es una unidad narrativa", explica el escritor, ganador de premios como el Nacional de Narrativa, el Primavera o el Nadal por su obra, traducida a más de veinte idiomas.

En su diario aparecen fragmentos de vida cotidiana, como las visitas a la psicoanalista, el taller de escritura, los paseos por la ciudad, la familia o los amigos que le sirven para expresarse de una forma libre e irónica con un humor que, dice, no busca y "es un efecto colateral indedeseado".

Y recuerda cómo cuando era joven le molestaba que los lectores le dijeran que se habían reído con sus libros porque escribía de cosas serias, aunque cree que ya se ha acostumbrado y sospecha que su humor tiene que ver con el modo con el que se acerca a la realidad, desde la paradoja y la ironía.

En el diario asegura que hubo una época en la que la gente "huía como loca hacia la actualidad", mientras que ahora es la actualidad la que corre hacia nosotros: "hay un exceso de actualidad que no nos deja ver las cosas ni tener la distancia para apreciar el mundo y tener un pensamiento sobre él", explica.

Y es que la gente no lee periódicos, lee titulares en digital y éstos no explican la realidad: "creemos que estamos informados porque tenemos muchos datos; desde que nos levantamos hasta que nos acostamos somos un depósito de datos", pero eso no es información sino que "estamos desinformados", señala.

Ante esta situación cree que es necesario que a la gente le informen desde el "talento".

"Empiezas a ver un programa de un debate político en la televisión y te tienes que ir", dice el escritor, que cree que la actualidad es una época de políticos mediocres, que tienen una "agresividad" que no tiene nada que ver con la vida diaria de la gente.

"No nos representan, no somos así de agresivos", opina Millás, que cree que está todo "sobreexcitado por arriba".

Porque "si eres compañero de viaje de un fascista -que no es un insulto", aclara, hacia el líder de Vox, Santiago Abascal-, ¿cómo lo justificas?. Diciendo que el otro es peor que eso, diciendo que el otro es un terrorista".

Sobre la parte de ficción y realidad que hay en este libro, Millás lo compara con un mapa: "¿Qué hay de verdad en un mapa de España?. El mapa es una representación del territorio pero nadie los confunde. Esa es la relación que hay entre el diario y mi vida", sostiene.

Carmen Naranjo