EFEValència

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha reivindicado este viernes que la Comunitat Valenciana cuenta con un Gobierno de la Generalitat y un Gobierno de España "en perfecta sintonía, y decididos a que la suma de los esfuerzos" entre las Administraciones "multiplique los réditos para el conjunto".

Ábalos se ha pronunciado así durante la toma de posesión de la nueva delegada del Gobierno en la Comunitat, Gloria Calero, de la que ha dicho que es "una persona rigurosa, batalladora, exigente y dialogante" y ha destacado que afronta los problemas desde el diálogo y la colaboración.

El ministro ha recordado que en el pasado se hablaba del "poder valenciano", aunque la trayectoria política, judicial y penal de quienes acuñaron ese término "más pretencioso que real" hizo que cayera en desuso, y ha afirmado que no quiere recuperarlo, pero si hablar de "autoestima, esperanza y compromiso".

Ha destacado que, desde que es ministro, en junio de 2018, el Gobierno central ha superado los 330 millones de euros de inversión en infraestructuras en la Comunitat Valenciana, y se han licitado actuaciones inversoras por 1.267 millones de euros.

También ha señalado que la liberalización del peaje de la autopista A-7 ha supuesto un ahorro de 300 millones de euros para los usuarios y ha permitido que haya aumentado un 71 % el tráfico que circula por esa autopista entre Alicante y Tarragona, y ha reivindicado además el Plan de choque que se va a aplicar para mejorar las Cercanías ferroviarias.

El ministro ha reconocido que la Comunitat Valenciana "marcó el camino" porque fue "pionera en el empoderamiento de un Gobierno de coalición con fuerte compromiso social y decidido a superar una etapa a partir del diálogo entre partidos diferentes".

Ábalos ha hecho un llamamiento a que todas las Administraciones trabajen juntas para que las particularidades no se conviertan en un problema, sino más bien en un activo para todos, y ha defendido que los territorios que pueden ser motores del progreso del país deben contar con las inversiones que necesitan, un modelo de financiación justo y "atención suficiente" del Estado.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha coincidido en que no se trata de "exhibir" el poder valenciano, sino que se veá en acciones, y ha señalado que ambas administraciones trabajarán juntas para "desatascar el problema valenciano", desde la responsabilidad, la reivindicación y "siempre desde la lealtad".

Puig ha indicado que el Consell está "alineado" con las políticas del GobieRno de España, y ha afirmado que los valencianos no pueden "dejar pasar ni un tren más", y en esa dirección se encaminará desde la moderación, el trabajo y la convivencia.

La nueva delegada del Gobierno ha señalado tras prometer el cargo que lo asume con un doble compromiso, como feminista y como socialista, y pondrá todo su empeño en trabajar por la igualdad y en escuchar, al tiempo que ha augurado "buenas relaciones y una cooperación permanente" con la Generalitat.

Calero ha asumido como propio el proyecto transformador que el Gobierno de Pedro Sánchez ha puesto en marcha y ha calificado de "escalofriante y vergonzante" la cifra de 11 mujeres asesinadas en lo que va de año por violencia machista, aunque parece "no inmutar a la derecha que niega" esa violencia.

Al acto han asistido los exdelegados del Gobierno Juan Carlos Fulgencio, Ricardo Peralta, Ana Botella y Carmen Mas; el expresident de la Generalitat Joan Lerma; la presidenta del TSCV, Pilar de la Oliva; el president de Les Corts, Enric Morera; los consellers Gabriela Bravo y Arcadi España, el presidente de la Diputación de Valencia, Toni Gaspar,y representantes de los sindicatos y organizaciones empresariales.