EFEValència

El secretario de Organización del PSOE y exconcejal del Ayuntamiento de València, José Luis Àbalos, ha asegurado que el PP ejercía el control, la información e incluso la manipulación en Feria Valencia cuando la presidenta de su patronato era la exalcaldesa Rita Barberá.

Ábalos se ha manifestado así antes de comparecer en la comisión de Les Corts que investiga sobrecostes en Feria Valencia, al ser preguntado por si su grupo municipal tenía la sensación de que el PP controlaba la institución ferial, después de que el expresidente del comité ejecutivo Alberto Català lo haya negado esta mañana.

Ha explicado que el PP rechazó -a raíz de una moción del PSPV- que la oposición formara parte del Patronato de Feria Valencia, que presidía Rita Barberá y en el que también estaban los concejales de Hacienda y Urbanismo.

"Si eso no es control político, ya me dirán lo que es control. Claro que lo ejercían, pero además también la información y aún más, la manipulación", ha aseverado el dirigente socialista, quien ha asegurado que denunciarlo "era sufrir el desprecio más absoluto".

Ha afirmado su grupo sufrió "el estigma de no ser valencianos simplemente por no apoyar esa oscura gestión y en cualquier cuestión (crítica a la actuación del PP) estuvo el chantaje de la no valencianía".

Ábalos, que hacía seguimientos de asuntos de cultura, ha admitido su "perplejidad" al ser llamado a esta comisión por acompañar a una reunión con el presidente de Feria Valencia al entonces portavoz del grupo socialista, Rafael Rubio, quien dirigió el encuentro y que, "curiosamente", no ha sido llamado a comparecer.

"Si realmente esto nos permite esclarecer la ocurrido con relación a los sobrecostes y contextualizar y entender la época que vivimos con pésima calidad democrática, habremos hecho un servicio a la democracia", ha afirmado.

En su comparecencia ha asegurado que no recordaba el contenido de la reunión por lo que "no debía ser importante" y ha asegurado que las obras de la Feria no pasaban por el Ayuntamiento porque esta institución "tenía entidad propia" y controlaba su propia gestión, más allá de vinculaciones con la Generalitat o el liderazgo político de la alcaldesa, "que tenía mucho peso".

Ante los medios ha asegurado que el PP no permitió que la oposición formara parte del Patronato, aunque sí que se pidió un informe de la Intervención "en el que asegurara que no iba a haber ninguna consecuencia de carácter financiero para el Ayuntamiento València" por el plan de modernización de la Feria.

"Desde el minuto uno, el grupo socialista estuvo preocupado de que nunca le pudieran afectar esos planes que impulsaba la Generalitat y la Feria a los intereses de los valencianos", ha asegurado y ha defendido que la actitud del PSPV fue "ser pioneros en la transparencia y en advertir de una forma de gestionar que con el paso de los años sabemos cuáles son sus consecuencias".

Ha justificado su apoyo al plan de Feria Valencia porque "era beneficioso para la ciudad" y la institución "merecía el respaldo" pero "en ningún caso el coste o el planeamiento", igual que ha señalado que no se negaron a la visita del papa o la Copa del América de vela.

"El problema es que, tras esos buenos propósitos, hemos visto qué tipo de gestión y de personajes se escondían", ha apostillado y ha apuntado que la responsabilidad en Feria Valencia hay que exigírsela a quienes la gestionaban.

Durante la comparecencia, el diputado del PP Fernando Pastor le ha recriminado que aceptara regalos por valor de entre 20.000 y 30.000 de las antiguas pesetas de una entidad "tan oscura y negra" para él como Feria Valencia, pero Ábalos ha dicho tener recuerdos de regalos "inútiles" como una manta de viaje o un abridor de vino.