EFEValència

La síndica de Vox en Les Cots, Ana Vega (Alicante, 1986), desvela en una entrevista con la Agencia EFE que colecciona Playmobil, que cocina un arroz al horno "exquisito", que le enganchan las series de abogados y médicos, y que notar moverse en su interior a su hija, que nacerá en octubre, es "impresionante y maravilloso".

PREGUNTA: ¿De pequeña, era la empollona o la traviesa de la clase?

RESPUESTA: Tengo que admitir que era la empollona de clase, pero también me divertía mucho con mis amigos. No me obsesionaban las notas, pero siempre he tenido una gran facilidad para estudiar y me gustaba mucho. A veces lo echo de menos, y me estoy planteando apuntarme a algún curso en línea de Derecho para reciclarme.

P: ¿De dónde le viene la afición a coleccionar Playmobil?

R: De muy pequeña. Mi padre nos regaló una granja a mi hermana y a mí, y pasábamos horas jugando. Después vino el torreón y la goleta, el fuerte y el castillo. Retomé esta afición con mi marido hace unos cinco años, y tenemos infinidad. Mi favorito, aunque aun no lo tenga, es la Casa Victoriana. Con la niña ya tengo la excusa perfecta para adquirirla ...

P: ¿Su arroz al horno es de los de quitarse el sombrero?

R: Sin querer echarme flores... ¡es exquisito, para chuparse los dedos!. Es una receta que me enseñaron mi abuela y mi tío. Me gusta cocinar, me relaja, pero tengo menos tiempo del que me gustaría.

P: En cuestión de música, ¿le van los extremos?

R: Ja ja, me gusta casi todo. Mi madre nos aficionó a mis hermanas y a mí a Serrat y Mecano, y me encantan, pero también escucho música electrónica, clásica, comercial, reggae... Creo que hay una banda sonora para cada momento de la vida.

P: ¿Dónde estén las series de médicos y abogados, que se quiten las demás?

R: Son mis preferidas, aunque no me cierro a otra temática. Mi favorita es 'House'. Ahora estoy con 'Baron Noir', una serie francesa de intrigas políticas, y volviendo a ver 'House of Cards'. Me gusta ver series, porque lo hago en el poco tiempo que tengo para estar tranquila en casa con mi marido.

P: ¿Le ha sorprendido que sus adversarios políticos se hayan interesado por usted tras contagiarse de coronavirus estando embarazada?

R: Gratamente, la verdad, me llamaron de todos los colores políticos para preocuparse por mi estado. Creo que la humanidad y la educación están por encima de ideologías políticas, y yo hubiera hecho exactamente lo mismo.

P: ¿Qué le ha resultado más difícil: elegir el nombre de su bebé, o subirse por primera vez a la tribuna de les Corts?

R: El nombre de nuestra niña, Sofía, estaba más que decidido por los dos mucho tiempo atrás. Pero subirme a la tribuna por primera vez fue abrumador, y eso que estoy acostumbrada a hablar en público en el juzgado. Hacer una primera intervención de treinta minutos en la sesión de investidura del president de la Generalitat no fue fácil para mí, no soy una política profesional.

P: ¿Confía en que su bebé sea bien acogido por Lola, su perra?

R: Lola es la mejor amiga que un niño puede tener. Nos la dejaron con cuatro meses atada a la valla del campo de mis padres y nos enamoramos profundamente de ella por su carácter. Cuando nació mi sobrino hace dos años, fue amor a primera vista entre ellos dos y no se separa de él para nada. Estoy segura de que con Sofía hará exactamente lo mismo.

P: ¿Cuáles son sus libros de cabecera?

R: No me encasillo en un género concreto, aunque me gustan mucho las novelas policíacas. Durante el confinamiento he vuelto a leer 'Rebelión en la granja' o '1984', una clara expresión de lo que sucede hoy en nuestra sociedad. Tengo pendiente de terminar la saga de Jo Nesbo y algunas obras de Santiago Posteguillo. Y me gustan mucho los libros históricos, sobre todo relacionados con la Segunda Guerra Mundial.

P: ¿Es adicta a las redes sociales?

R: Antes te hubiera dicho que era una total adicta a las redes sociales, pero durante este último año he conseguido desintoxicarme mucho y dejar el móvil muchas horas al día apartado para no conectarme. Me quitaba muchísimo tiempo a lo largo del día y decidí que eso tenía que cambiar.

P: A la hora de viajar, ¿piensa primero en destinos lejanos o prefiere hacerlo por España?

R: Desde que conocí a mi marido, todos los años hacemos un viaje por España. Nuestro país tiene lugares preciosos que visitar y se deberían potenciar muchísimo más. Hemos viajado al extranjero -en la luna de miel estuvimos en Nueva York y la Riviera Maya-, pero como España no hay ningún sitio en el mundo. El próximo viaje seremos tres, y queremos ver Andalucía.

P: ¿El deporte forma parte de su rutina diaria?

R: Lamentablemente, ya no. Antes hacía atletismo y natación, pero lo dejé cuando empecé la universidad. Me he apuntado al gimnasio en varias ocasiones, pero me aburre mucho. Después del embarazo tendré que retomar la rutina deportiva de alguna manera. A pesar de que me aburría el gimnasio, era una hora el día que dedicaba a despejar la mente totalmente.

P: ¿Le han dado muchos consejos sobre la maternidad?

R: Muchísimos: desde lo que debo comer, a las cremas que usar o lo que debo comprar para cuando nazca. Pero el mejor de todos es que disfrute de mi embarazo, y eso hago. Notar cómo la niña se mueve dentro de mí es algo impresionante y a la vez maravilloso. Estamos deseando tenerla con nosotros para abrazarla y cuidarla.