EFEAlicante

El alcalde de Alicante, el popular Luis Barcala, ha avisado que las nuevas restricciones anunciadas por el Consell, con la ampliación del toque de queda a la capital alicantina y otros municipios, amenaza con "arruinar" toda la temporada turística y pone en peligro la supervivencia de miles de puestos de trabajo relacionados con el sector.

El primer edil alicantino ha criticado por "ineficaz y desconcertante" la gestión de la pandemia por parte de la Generalitat Valenciana ya que "pidió un sobre esfuerzo en Semana Santa para salvar el verano, pero la Conselleria no hizo los deberes y despidió a 3.000 sanitarios".

Barcala ha indicado que "llevar el porcentaje menor de vacunación entre las comunidades autónomas, sin optar por métodos más ágiles, ha diferenciado a peor a la Comunidad Valenciana".

"Hace apenas un mes y medio", ha añadido, "el presidente Puig sacaba pecho anunciando que teníamos las mejores cifras de Europa, pero hoy sucede todo lo contrario y no hay autocrítica, al igual que no ha habido ninguna medida para sostener el bajo nivel de contagios".

"Desde la Conselleria no ha habido información de la evolución, solo disponemos de datos cuando ya es demasiado tarde. Se está jugando muy peligrosamente con la salud de las personas y con la economía de todos", ha proseguido.