EFEValència

La presidenta del PP valenciano y candidata a la presidencia de la Generalitat, Isabel Bonig, ha asegurado este lunes que su partido tiene "datos" que avalan un "vuelco electoral" en las próximas elecciones autonómicas, una opción que, según ha asegurado, en su partido están ya "tocando".

Bonig ha hecho estas declaraciones en un acto electoral en València, en una intervención que ha estado precedida por las del candidato al Senado por Almería Rafael Hernando; la candidata al Congreso por Valencia Belén Hoyo; la aspirante a alcaldesa de lacapital, María José Català; y el líder de Nuevas Generaciones de la Comunitat, Juan Carlos Caballero.

Isabel Bonig ha comparado la situación de su partido con la que vivió como candidata a la alcaldía de la Vall d'Uixó junto con María José Català, también candidata pero en Torrent, en las municipales de 2007.

"Nadie daba un duro por las dos 'xiquetes' y dimos el campanazo", ha apuntado Bonig, que confía en que será proclamada como primera presidenta de la Generalitat y Català como alcaldesa de la capital valenciana.

"No quiero un PP reaccionario sino reformista, con capacidad de trabajo, preparado, que haga lo que prometa y que no haga lo que se ha comprometido a no hacer", ha insistido.

Tras admitir que el partido "ha cometido errores", Bonig ha agregado que "también ha hecho muchas cosas bien", y "ahora debe dar un paso adelante para defender lo que somos sin complejos, defender las libertades".

En este sentido, ha subrayado que el único partido que ha invertido su dinero en presentar recursos contra las leyes educativas que "adoctrinan" y "atentan contra el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos" ha sido el PP, y ha agregado: "Ojalá Ciudadanos hubiese ayudado".

"Proponemos algo muy sencillo: libertad para elegir centro y lengua vehicular. Con el PP el valenciano será un mérito, no un requisito, salvo contadas excepciones", ha añadido Bonig.

Por último, ha reiterado algunas de sus propuestas en materia educativa, como la de dedicar uno de cada cinco centros educativos a la enseñanza en inglés al 80 %, o la recuperación del bachillerato internacional y de excelencia en las tres capitales provinciales.