EFEValència

La noche electoral en la sede de Compromís en València ha estado marcada por las caras serias, que no acompañaban el discurso oficial, y los reproches al PSOE por haber propiciado, en opinión de los líderes de esta coalición, el ascenso de la extrema derecha.

Pocas sonrisas entre los dirigentes de Compromís que han acompañado al diputado electo por Valencia Joan Baldoví en su intervención, a excepción de la de la vicepresidenta del Consell y coportavoz de esta formación en Les Corts, Mónica Oltra.

La satisfacción por los resultados y por mantener su base de electores que se ha transmitido en las comparecencias de los miembros de esta formación ha contrastado con el hastío que transmitían sus rostros.

Como ha considerado la número dos de la lista de Més Compromís al Congreso por Valencia, María Josep Picó, estos comicios han sido "innecesarios" y "han dado una oportunidad a la extrema derecha para tener más presencia en el Congreso".

Compromís, que en las elecciones de abril concurrió en solitario y obtuvo un único escaño, el de Baldoví, ahora en alianza con el partido de Íñigo Errejón ha reeditado ese único escaño tras crecer ligeramente en votos y porcentaje de apoyos hasta el 6'88 %.