El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha advertido este sábado en Alicante que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "no puede lavarse las manos" ante los brotes de casos de coronavirus que se están dando en los últimos días, y ha pedido medidas que eviten "cierres prolongados de la sociedad" que puedan afectar a la economía.

El presidente del PP ha hecho estas manifestaciones durante su intervención en la clausura del decimoquinto congreso provincial de su partido en Alicante, el primero que se celebra en España desde que se inició la pandemia, donde además ha señalado que el Gobierno "tiene la obligación de coordinar, dirigir y amparar" a toda la población.

Por ello, ha pedido "responsabilidad" y ha acusado al Ministerio de Sanidad de “pasividad” a la hora de emitir protocolos de prevención sanitaria, frente a las órdenes dictadas por "Andalucía, Murcia y, ahora, la Generalitat Valenciana" para convertir en obligatorio el uso de mascarillas.

No obstante, Casado ha ofrecido el apoyo de su formación a la negociación que Sánchez ha emprendido en Europa para captar fondos para la reconstrucción del país, pero a cambio pide "una negociación que esté a la altura del Reino de España” y que el Gobierno muestre "prestigio, solvencia y credibilidad", con el fin de que los representantes de otros países de la Unión Europea "se fíen de nosotros".

A juicio de Casado, estos fondos no pueden obtenerse "en detrimento de la política agraria que se está negociando también en Europa para los próximos siete años".

Junto al sector agrícola, Casado ha destacado también la importancia del turismo, para el que ha pedido que "se extiendan los ERTES hasta finales de año, que se rebaje el IVA del sector hasta el 4 %" y que se den facilidades para que los restaurantes y hoteles "vuelvan a estar activos".

Por último, se ha referido a la salida de prisión de los líderes del 'procés' catalán y ha advertido de que "no se puede tolerar escuchar mítines en la calle de personas que están en libertad condicional".

"El Gobierno está convirtiendo en impunes las amenazas de esta gente, que ha repetido que lo volverán a hacer", ha precisado, en alusión a la declaración unilateral de independencia de los partidos nacionalistas catalanes.

"La principal preocupación del presidente de España tiene que ser que España siga existiendo", ha destacado, "y lo mínimo que se le puede exigir a un Gobierno es que defienda a la nación que representa" así como "al jefe del Estado" que -ha sostenido- está recibiendo “ataques intolerables” por parte del vicepresidente Pablo Iglesias.

En la votación, el único candidato y actual presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, ha obtenido un 98 por ciento de los votos emitidos por un millar de compromisarios.

Casado, que ha respaldado desde un principio a Mazón, ha pedido que la renovación del partido en Alicante suponga "un punto de partida" para recuperar los cargos en los que no han conseguido gobernar.

Junto a Casado, han asistido al congreso alicantino el secretario general del PP, Teodoro García-Egea, la presidenta de la formación en Valencia, Isabel Bonig, el de Murcia, Fernando López Miras, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.