EFECastelló

El pleno extraordinario del Ayuntamiento de Castelló ha aprobado este lunes trasladar al Consell la propuesta de cambio del festivo local 8 de marzo al viernes 10 de septiembre de este año, siguiendo así la recomendación hecha el pasado jueves por el president de la Generalitat, Ximo Puig.

La medida se ha aprobado con los votos a favor de los grupos que conforman el gobierno municipal (PSPV-PSOE, Compromís y Podem-EU) y con la abstención de PP, Ciudadanos y Vox, según fuentes municipales.

De esta manera, el pleno ha acordado proponer a la Conselleria de Economía el traslado del 8 de marzo como fiesta de carácter local al próximo 10 de septiembre, haciéndolo coincidir con la semana del 770 Aniversario de la Fundación de la Vila de Castelló.

La propuesta se hace "previa consulta a la autoridad laboral competente y siguiendo las últimas recomendaciones sanitarias de la Generalitat con respecto al calendario lectivo durante la semana en la que estaba prevista la celebración de la Magdalena, fiestas suspendidas a causa de la pandemia", e incluye el mantenimiento del 29 de junio (festividad de San Pedro) como festivo local.

Por otra parte, la alcaldesa, Amparo Marco, se ha reunido este lunes con la consellera de Sanidad, Ana Barceló, para abordar las recomendaciones sanitarias para la ciudad ante la semana -del 6 al 14 de marzo- en que habrían tenido lugar las fiestas de la Magdalena.

En este encuentro telemático, según fuentes municipales, Marco ha trasladado a Barceló su preocupación ante el previsible incremento de la movilidad durante esa semana y su inquietud de que se cree un ambiente festivo que pueda derivar en situaciones de riesgo, como así se lo transmitió el sábado al president de la Generalitat.

"La semana en la que hubiéramos celebrado la Magdalena coincide en el tiempo con el levantamiento de restricciones autonómicas, y eso nos preocupa porque puede aumentar la movilidad", ha explicado Marco.

"Además, tememos que haya celebraciones en el ámbito público o privado, pese a que estén suspendidas las fiestas, por lo que estamos preparando un dispositivo de seguridad especial para afrontar la próxima semana con la máxima prudencia y evitar que se generen situaciones de riesgo sanitario que supongan un paso atrás en los esfuerzos individuales y colectivos para frenar la curva de los contagios por la covid-19", ha insistido.

"Volvemos a pedir prudencia y responsabilidad a la ciudadanía, y colaboración a la Generalitat, para afrontar -según la alcaldesa- con la máxima normalidad posible la semana de la no Magdalena durante la que están suspendidas las fiestas".

La consellera de Sanidad, por su parte, ha reiterado la recomendación de que la semana del 8 al 12 de marzo sea lectiva en Castelló, insistiendo así en el mensaje que ya lanzó Ximo Puig el jueves pasado, tras la Interdepartamental, en el que remarcó la necesidad de evitar un ambiente festivo que pueda derivar en situaciones de riesgo sanitario.

El Consell Escolar Municipal, que se reúne de manera extraordinaria esta tarde las 19 horas, deberá decidir sobre esta recomendación y trasladar lo decidido a la Conselleria de Educación.