EFEValència

La síndica del PP en Les Corts, María José Catalá, ha reclamado este lunes al president de la Generalitat, Ximo Puig, que "apriete el botón", porque "es hora de convocar elecciones anticipadas" y de que el Gobierno valenciano "se vaya a casa".

En su intervención inicial en el debate sobre el estado de la Comunitat, la nueva síndica popular ha asegurado que su partido "está preparado para gobernar", y ha parafraseado a Vicent Andrés Estellés para decirle al Consell que "es hora de volver a casa".

"Es hora de renacer de las cenizas, con un nuevo gobierno, ya toca", ha manifestado Català que se ha estrenado en este debate como síndica y ha exhibido varias veces durante su discurso la sentencia sobre los abusos a una menor tutelada, para instar a Puig a destituir a la vicepresidenta, Mónica Oltra, y a "pedir perdón por esto".

Català ha aseverado que no se puede avanzar en documentos de futuro como los que ha llevado Puig al debate si no se empieza primero por cambiar "el silencio atronador" del Consell "para salvar a su vicepresidenta", ya la Generalitat "no ha hecho ni una sola referencia a esta situación", ha lamentado. "Después de ciertas cosas, es hora de volver a casa", ha afirmado.

Además, ha acusado al Consell de "manipular" y de "ocultar" las cifras de fallecidos por el coronavirus, y ha ofrecido la mano tendida del PP para llegar a acuerdos en cuestiones como el agua, la financiación y las infraestructuras.

Según la síndica popular, Puig ha intentado desviar la atención sobre grandes frentes abiertos de su gobierno, entre ellos "la aireada ruptura" del gobierno del Botànic, "la extrema debilidad" en la agenda valenciana con "el ninguneo permanente" de Pedro Sánchez, y la gestión social y sanitaria en la que han "ocultado" cifras de fallecidos con covid, algo que es "motivo de cese" en cualquier democracia.

Para Català, la gestión económica también ha sido "precaria, desnortada y nada ambiciosa", y como consecuencia los valencianos "somos más pobres, menos competitivos" y líderes en Europa de desempleo juvenil.

Han desaparecido empresas, las quiebras se han disparado, la cifra de negocios de la industria es más baja y el Consell, en este contexto, ha hecho "una administración hostil a la inversión, a los autónomos y a los emprendedores", y ha rechazado proyectos estratégicos como la ampliación del Puerto de Valencia y la Copa del América.

Para Català, ahora es momento de bajar los impuestos, y el PP ha hecho una propuesta en este sentido frente a "la subida de impuestos" que ha hecho el Consell que, según ha dicho, supone que cada valenciano pague 700 euros más.

También se ha referido al aumento de la deuda hasta el 49,4 % del PIB y el descenso del gasto social en un 0,67 % respecto al año pasado, que lleva a que en Sanidad la Comunitat Valenciana tenga el porcentaje más bajo de España, y solo en 2020 dejó de ejecutar 800 millones de euros, equivalentes "a 5 hospitales Zendal", frente a "las tres carpas que han salido volando y que dentro de unos meses serán tres bonitos solares".

La síndica, que ha reclamado libertad ideológica en educación, ha dicho a Puig que "su plan es no tener plan y fiarlo todo a los fondos europeos" y ha acusado al president de hacer una defensa "timorata" en cuestiones como el agua y las infraestructuras, al tiempo que ha rechazado imponer una tasa turística y reclamar al Gobierno el dinero que debe por los turistas desplazados.

Para Català, la desescalada llega tarde y "no va a servir como maniobra de distracción de los grandes problemas". "Si quería hacerse un Ayuso, tendría que habérsela jugado antes", ha señalado al president, al que ha dicho ver "cansado y agotado".