EFEValència

El síndic de Compromís en Les Corts Valencianes, Fran Ferri, ha afeado al president del Consell, Ximo Puig, que el PSPV se "alineara" este miércoles junto a la derecha en dos votaciones, y le ha advertido de que este "no es el camino" y de que los pactos de gobierno se basan en "la lealtad".

Durante la sesión de control al president del Consell en Les Corts, Ferri ha aprovechado para recordar que hay acuerdos de gobierno alcanzados entre PSPV y Compromís en la Generalitat, en el Ayuntamiento de València y "en muchos Ayuntamientos más", y ha destacado esos acuerdos "se deben cimentar en la confianza y en la lealtad con lo que se acuerda".

Por eso, ha añadido, "no es una buena noticia" cuando el grupo socialista "se alinea con Vox, Ciudadanos y PP" en Les Corts para derogar leyes del Botànic, en referencia a la derogación en la ley de Espectáculos de la obligación del segundo médico en los 'bous al carrer', aprobada con los votos del PSPV, PP, Cs y Vox, y la oposición de Compromís y Unides Podem.

Asimismo, ha insistido en que "no es buena noticia" cuando en el Ayuntamiento de València el grupo socialista "se alinea con Vox, Cs y PP para incumplir acuerdos previos", en alusión, sin citarlo, al apoyo del PSPV a que en la comisión de investigación sobre el fraude en la EMT el concejal y presidente de la EMT, Giuseppe Grezzi (Compromís), no esté presente cuando comparezcan miembros de la empresa.

"Ese no es el camino, señor president, el camino es continuar aprovechando el autogobierno para mejorar juntos la vida de los ciudadanos", ha aseverado Ferri.

En su respuesta, el president Ximo Puig ha reivindicado que el Gobierno valenciano es uno solo y no tres, por lo que hay que trabajar con "la máxima cohesión" y de manera unida, y ha considerado que cada institución tiene "su talante y su manera de entenderlo".

Ha asegurado que la vocación, la voluntad y la responsabilidad del Consell es trabajar por mejorar la vida de la gente, y ha hecho un llamamiento a "fortalecer los lazos" de toda la sociedad valenciana, la cual "no puede permitirse el lujo de la división en cuestiones fundamentales".

Puig ha afirmado en consecuencia que le gustaría que no se estuviera "en campaña permanente" ni en situación de "confrontación permanente", porque eso no ayuda a los ciudadanos, y que espera que las próximas elecciones generales sean "las últimas en una buena temporada" y a partir de ahí se pueda "avanzar, que es de lo que se trata".