EFEValència

Compromís ha vivido con alegría contenida el inicio escrutinio por el reñido pulso, primero con el PSPV, y luego entre los bloques de la izquierda y la derecha, aunque sin esconder una sonrisa por ir ganando, transformada en euforia, como el Valencia CF en la Copa del Rey, con el pitido final.

Aunque transmitían tranquilidad y confianza porque parecía claro que era el más votado, conforme el recuento subía y con él el PP pasaba al PSPV, los nervios acechaban porque la izquierda, sin representación de Podemos, sacaba un único concejal a la derecha, con PP, Ciudadanos y la irrupción de Vox.

Se repetía una noche de nervios después de que ayer el alcalde y candidato a la reelección a València, Joan Ribó, junto a otros concejales y asesores viviera el épico triunfo del València en Sevilla en la Copa del Rey frente al Barcelona.

El propio Ribó ha confesado a EFE que todavía estaba "nervioso" después de presenciar el partido en directo en Sevilla y que este domingo iba a ser otra noche de "nervios" y "emoción", como finalmente ha sido.

Tras ir por delante casi todo el partido, desde el inicio del recuento, la sede de Compromís no ha cantado victoria hasta el final y tras confirmar que, junto al PSPV, y con apenas un concejal más que el bloque conservador, Ribó volverá a gobernar.

Pero el ambiente nada ha tenido que ver con el que se vivió en las pasadas elecciones de 2015, en las que la emblemática plaza del Pilar donde la coalición tiene su sede era un hervidero de militantes, simpatizantes y miembros de Compromís, contagiados por la música y el buen resultado electoral.

Este domingo, al cierre de los colegios electorales, en la plaza apenas había medios de comunicación y algún que otro militante y simpatizante, mientras Ribó ha llegado a la sede a las 19 horas.

El candidato de Compromís al Parlamento Europeo, Jordi Sebastiá, ha llegado poco antes de las 20.30 horas y la vicepresidenta en funciones y coportavoz de la coalición, Mónica Oltra, casi una hora después, y junto a ella, arrastrando su bicicleta, el edil de Movilidad, Giuseppe Grezzi, afónico tras darlo "todo" anoche animando al Valencia CF en la final.

Mientras en la emblemática plaza una gran pantalla hacía seguimiento en directo de los resultados, en una de las televisiones de dentro no se perdían detalle de la celebración del Valencia CF en Mestalla tras ganar la Copa del Rey anoche.

Llegaban sondeos favorables, en los que Compromís superaba por la mínima al PSPV en su particular pulso pero la alegría aún era contenida y el optimismo moderado, incluso tras los primeros resultados oficiales.

Decenas de personas empezaban a llenar la plaza, mientras en el interior de la sede los candidatos y los dirigentes de la coalición seguían en directo el desarrollo del recuento a la espera de poder comparecer en un escenario que ha permanecido iluminado y vacío todo el recuento.

Asesores y concejales han seguido el escrutinio móvil en mano y entraban y salían de la sede, sin esconder sus sonrisas por el triunfo de la coalición, a prácticamente la mitad del escrutinio, aunque los resultados avanzaban y se iban apretando las fuerzas.

Por eso, no ha sido hasta ya cerca de medianoche, en el tiempo de descuento, con el 97 % de los votos escrutados, cuando han comparecido tras consumarse el triunfo de la izquierda, con Compromís al frente, que ha ganado su particular copa: la mayoría de votos y 10 concejales.