EFECastelló

El senador de Compromís, Carles Mulet, ha presentado dos enmiendas a las cuentas generales del Estado que se debatirán el próximo mes en el Senado, tras su aprobación en el Congreso, que pretenden "garantizar inversiones reales en la costa castellonense", especialmente en los núcleos de Nules y la Torre de la Sal.

El senador ha explicado en un comunicado que estas dos zonas viven, a cada temporal, episodios de erosión y regresión que "amenazan la integridad del paseo y viviendas existentes".

Mulet ha denunciado que en los recientes temporales marítimos el agua "ha llegado a entrar en las viviendas ante la falta de una política seria de regeneración y mantenimiento de la playa, que ha permitido que esta haya desaparecido progresivamente año a año hasta ofrecer el litoral un aspecto muy preocupante", denuncia Mulet.

A juicio del senador, durante décadas "la política de Costas ha sido permitir espigones, no sin polémica por su impacto, en ciertas playas, mientras que en otras se ha denegado cualquier actuación" y en el caso de la Torre de la Sal "se ha apostado por no actuar", salvo "algún vertido puntual de arena que ha sido engullida de inmediato".

La "excusa para no actuar" en esta zona, ha añadido en este sentido, "ha sido su proximidad del LIC (lugar de interés comunitario) de las praderas de posidonia, cuando, ha aseverado, "a día de hoy existen alternativas en el diseño de los espigones o arrecifes que los harían plenamente compatibles con la protección de la biodiversidad de acuerdo con criterios técnicos y asumibles ambientalmente".

Así el senador ha planteado que sean los técnicos quienes encuentren la mejor solución, ya sea en forma de líneas de arrecifes, que promueven una riqueza de fauna y flora marina, o espigones sumergidos para frenar las embestidas de los temporales sobre las dunas, arena y viviendas.

La coalición ha cifrado en seis millones (tres y tres), la inversión en estos espigones o defensas en Nules y Torre de la Sal y en otros 20 las actuaciones necesarias entre Moncofa y Sagunt, ante el retroceso constante de la línea de mar en estas poblaciones, que causa problemas a las propiedades, sector turístico, patrimonio histórico y playas.

Ante el cambio climático y sus repercusiones en la población "se tiene que actuar ya de manera decidida e integrales en el tramo comprendido entre los puertos de Borriana y Sagunt, siguiendo los proyectos diseñados para tales efectos", ha concluido.