EFEValència

El Gobierno valenciano se ha marcado como uno de sus objetivos que el parque de vivienda de interés social se duplique hasta 2030 y llegue a 32.000 inmuebles, dentro de un nuevo modelo que requerirá en general de 2.200 millones de presupuesto por parte de la Generalitat a lo largo de los próximos diez años.

Así lo ha anunciado este miércoles el vicepresidente segundo y conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Rubén Martínez Dalmau, para presentar ante representantes de entidades del sector y colectivos sociales las líneas del Plan Estratégico de Vivienda "Pla Hàbitat 20-30", según la Generalitat.

Dalmau ha asegurado en el acto que situar a la vivienda en el centro de las prioridades del Consell "es un compromiso no solo político, sino también ético".

"El 'Pla Hàbitat 20-30' se concibe como la hoja de ruta, como el instrumento operativo y participativo con el que poder garantizar la función social de la vivienda en la Comunitat y proporcionar un servicio público de calidad homologable a los referentes europeos", ha señalado el vicepresidente y conseller.

También ha explicado que, coincidiendo con el final del Plan Plurianual de Vivienda, el "Pla Hàbitat 20-30" introduce tres novedades en su concepción.

- Es un plan decenal que aspira a consolidar el cambio de paradigma inaugurado durante la legislatura pasada.

- Entiende el derecho a la vivienda como inseparable del derecho a la ciudad, de manera que trasciende los límites habituales de los planes de vivienda y postula el derecho a un hábitat.

- Es un plan participado y la versión que se presenta ahora constituye la "versión beta" a partir de la cual se lanzará "un ambicioso proceso de participación en colaboración con todos los agentes implicados", según Dalmau.

El nuevo plan establece "retos fundamentales" que se apoyan en sendos diagnósticos y propone un nuevo modelo de gobernanza basado en la municipalización de la gestión directa de la política de vivienda con apoyo y bajo la coordinación de la Generalitat.

Asimismo, frente al "alarmante" número de hogares que necesitan apoyo para acceder a una vivienda (88.000 a finales de 2019, según la Generalitat), Martínez Dalmau ha anunciado que "el reto es duplicar el parque de vivienda de interés social, aquel que reúne el parque autonómico, el local y el del tercer sector y alcanzar las 32.000 viviendas".

Se propone también un Pacto de Transición Verde y Circular en el Hábitat por medio del cual se reduzca el consumo de energía, agua y materias primas, se eliminen los residuos y se favorezca la reutilización.

Este "gran pacto" proporcionará, al menos, 5.000 empleos verdes netos al año en la Comunitat, según los cálculos hechos públicos por Dalmau.

El documento presentado prevé que el "Pla Hàbitat 20-30" pueda realizarse con un compromiso presupuestario, para lo cual la Generalitat ha de destinar a política de vivienda "un total de 2.200 millones de euros de aportación directa durante la siguiente década".

El vicepresidente ha hecho un llamamiento a la participación y al consenso de las entidades y colectivos representados en el acto: "Si contamos con vuestro respaldo, si conseguimos unir fuerzas, si alcanzamos un consenso social en torno a estas cuestiones, podremos garantizarnos un futuro digno de ser vivido".