EFEValència

Presidencia de la Generalitat ha concedido subvenciones directas por razones humanitarias y con carácter excepcional a cuatro personas afectadas por el denominado síndrome Ardystil, que suman en total 56.000 euros.

El Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) publica este lunes cuatro resoluciones de Presidencia de la Generalitat por las que se conceden subvenciones directas que oscilan entre los 10.000 y los 18.000 euros a cuatro personas para la reparación de los perjuicios ocasionados por el síndrome Ardystil y que constan detallados en la sentencia del Tribunal Supremo del 25 de abril de 2005.

Las resoluciones recuerdan que entre febrero y abril de 1992 algunas personas trabajadoras de determinadas industrias de estampación textil del Área de Salud de Alcoy presentaron síntomas de graves enfermedades respiratorias, un cuadro patológico al que se denominó síndrome de Ardystil, nombre de la empresa en la que aparecieron los primeros casos.

La Generalitat señala que se adoptaron medidas para garantizar la salud de los trabajadores de impresión textil por aerografía y para corregir los daños producidos a las trabajadoras, y recuerda que en 1993 el conseller de Trabajo afirmó en Les Corts que este departamento se haría cargo de los gastos de la defensa jurídica de los afectados.

La sentencia del Supremo de 2005 resolvió el recurso de casación contra la sentencia de la Audiencia provincial de Alicante de 2003, y en ella quedaron determinadas definitivamente las responsabilidades y las personas afectadas por los hechos, y el importe de la indemnización correspondiente por los daños sufridos.

Esa cuantificación económica es la base para cumplir la voluntad de la Presidencia de la Generalitat, en la medida de lo posible y atendido el tiempo transcurrido desde entonces, al resarcir a las personas afectadas por este "grave suceso", señalan las resoluciones.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha señalado al respecto que se trataba de un compromiso de la Generalitat "desde hace muchísimos años", pues en las dos décadas de gobiernos del PP "no se hizo justicia" con las personas trabajadoras que perdieron la vida o sufrieron la enfermedad toda la vida.

"Es una satisfacción que hoy se empiece a hacer justicia con las afectadas de Ardystil", ha señalado el president, quien ha manifestado que en este caso "hubo una responsabilidad por parte de todos", ya que no se tomaron "las decisiones oportunas" desde el punto de vista de la seguridad de los trabajadores.