EFEValència

El Servicio Valenciano de Empleo y Formación (Servef) y la Agencia Valenciana de Emergencias han suscrito un convenio de colaboración en virtud de cual invertirán 15,6 millones de euros en la contratación de 744 brigadistas forestales durante 6 meses en 182 municipios.

Este acuerdo ha sido suscrito hoy en el Palau de la Generalitat entre los máximos responsables de ambas entidades, Enric Nomdedéu y José María Ángel Batalla, en presencia del president, Ximo Puig, y los consellers de Economía, Rafael Climent, y Medio Ambiente, Elena Cebrián.

El Servef aportará 11 millones de euros y Emergencias 4,6, si bien esta iniciativa, según ha explicado Puig, podrá ser reforzada con aportaciones de cada municipio si lo considera oportuno, y se enmarca en una acción coordinada que pretende combatir la despoblación de las áreas de interior, además de generar empleo y luchar contra los incendios forestales.

La labor de estos nuevos brigadistas contribuirá, en opinión del president, a mejorar la respuesta de los servicios de Emergencias en su labor contra los incendios.

Tal y como ha explicado el jefe del Consell, se trata de una acción "transversal y de trabajo conjunto" tanto entre distintos departamentos de la Generalitat como con los ayuntamientos valencianos, por parte del Servef y Emergencias, que aportará el equipamiento de las unidades de prevención.

El programa, que supondrá 744 nuevos empleos, permitirá a cada una de las 182 entidades locales que ya se han acogido a él contar con brigadas forestales antes de que finalice el año.

"Todos los municipios de la Comunitat Valenciana con más masa forestal tendrán durante los seis meses de invierno y primavera brigadas que trabajarán para mejorar la capacidad de respuesta a los riesgos", ha indicado Puig al respecto.

Esta acción "va a promover claramente una situación medioambiental más positiva", ha asegurado el president, quien ha hecho un llamamiento a la ciudadanía valenciana y a los medios de comunicación para que se impliquen en la tarea de "minimizar al máximo la acción devastadora de los incendios".

Cada unidad de prevención estará compuesta por cuatro personas y trabajará bajo la dirección de la Conselleria de Medio Ambiente.

El programa da prioridad a dos criterios fundamentales en la selección de los municipios que podían acogerse a él: que exista un riesgo de despoblación, por un lado, y que sean zonas con riesgo de incendio forestal y prioridad operativa en la extinción de incendios, por otro.

En total, son 214 los municipios de la Comunitat Valenciana que cumplen con los requisitos: 52 en Alicante, 98 en Castellón y 64 en Valencia.

Tal y como ha subrayado el president, esta decisión se enmarca dentro de la estrategia impulsada por la Generalitat para combatir la desigualdad territorial existente en el territorio valenciano, recogida en la Agenda Valenciana Antidespoblament (Avant).

Este plan, en el que el Gobierno valenciano quiere involucrar tanto a los ayuntamientos como al sector privado, trata de paliar la despoblación que afecta a determinadas comarcas de interior de la Comunitat Valenciana y contribuir a superar la desigualdad entre la ciudadanía.

El jefe del Ejecutivo valenciano ha incidido también en el carácter "profundamente municipalista" de la Generalitat y ha recordado que la alianza con los ayuntamientos valencianos en materia de empleo ha significado solo en el año 2017 una inversión de más de 200 millones de euros en distintos programas como Avalem Joves.

Para Puig, es una muestra de que se trata de "una vinculación productiva" que ha ayudado "a miles de personas a encontrar trabajo, a tener su primera experiencia laboral o a mejorar su puesto".