EFEValència

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de València ha aprobado este viernes la modificación de las Ordenanzas Fiscales para 2020, que incrementa el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) un 3 %.

Esta subida "viene determinada por la disposición gubernamental para aquellas ciudades que llevan más de diez años sin actualizar los valores catastrales", según informa el Ayuntamiento.

El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, ha explicado que estos impuestos "llevaban congelados desde 2010, como es el caso del Impuesto de Actividades Económicas (IAE)" y ha resaltado que el Ayuntamiento ha aumentado las bonificaciones para reducir la cuota de los recibos del IBI.

"Se contemplan estos beneficios para aquellas salas de actuaciones de audiovisuales y de artes escénicas, que pueden contar con una bonificación de hasta el 60 % en el caso de llevar 30 años de actividad ininterrumpida, o de que un 20 % de su programación, con un mínimo de 16 espectáculos, que se realice en valenciano", ha detallado.

También contarán con bonificación los propietarios de aquellos inmuebles que utilicen energías renovables, a quienes se les aplicará la máxima bonificación que permite la ley, del 95 %, y aquellos establecimientos históricos, catalogados como emblemáticos, que también tendrán esta bonificación del 95 %.

Respecto a la actualización del IBI, el Ayuntamiento también ha hecho un ajuste en los tipos de los Bienes de Características Especiales y Usos Diferenciados para grandes valores catastrales, para alcanzar la cuota tributaria media de las ciudades españolas de más de 500.000 habitantes.

Por otra parte, se mantiene congelado el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) y cualquier tasa derivada de una licencia de obra, modificándose únicamente el módulo básico de ejecución de la edificación de acuerdo con lo establecido por el Instituto Valenciano de la Vivienda.

Asimismo, el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica, conocido como impuesto de circulación, también se ajusta al alza con el mismo criterio de alcanzar la media de las grandes ciudades, a excepción de los vehículos no contaminantes a los que se les aplicará las bonificaciones máximas previstas legalmente.

El mismo criterio se ha utilizado para la actualización del Impuesto de Actividades Económicas (IAE), que afecta a aquellas empresas con una facturación superior a un millón de euros.

"Con todo, esta carga impositiva es inferior a la de otras grandes ciudades como Zaragoza y Sevilla", ha manifestado.

En cuanto a las ordenanzas que regulan tasas, Vilar ha destacado que la principal modificación afecta a la de alcantarillado, "que registrará un incremento de 1,2 euros mensuales para financiar las obras de mantenimiento y rehabilitación de alcantarillado y colectores".