EFEValència

La diputada de Medio Ambiente del grupo parlamentario popular (GPP), Elisa Díaz, ha denunciado que el Consell y el Ayuntamiento de Utiel "tardaron tanto en actuar en el vertedero de plásticos ilegal" de la localidad que durante que el vertido "se llegó a cuadriplicar hasta llegar a las 40.000 toneladas".

Según ha asegurado en un comunicado, hay constancia de que ambas entidades conocían la existencia de este vertedero pero no reaccionaron "hasta que no se acumularon las denuncias de vecinos, del Seprona de la Guardia Civil e incluso de la propia Policía Local, algo inaudito".

Desde el grupo popular se han formulado de nuevo, puesto que en la legislatura pasada ya se preguntó y no hubo respuesta, una batería de preguntas a la Conselleria de Medio Ambiente para conocer "la verdad sobre las actuaciones respecto al vertedero ilegal de residuos plásticos" que hay en Utiel y cuya envergadura, según Díaz, "asusta" por la cantidad de residuos que acoge.

"El PP quiere saber cuántas toneladas se han trasladado, dónde se han llevado y qué tratamiento se está haciendo de esos residuos que han convertido las viñas de Utiel en un mar de plásticos", ha manifestado.

La diputada popular ha añadido que tras varios meses han comprobado que "el plástico sigue estando entre las viñas", por lo van a "seguir insistiendo en su retirada hasta que el problema medioambiental que causan se solucione del todo".

Díaz se desplazó en las últimas semanas hasta la zona para comprobar in situ "cómo la zona se ha convertido en un paisaje de plástico aterrador que contamina la zona y que aún no ha sido retirado".

Elisa Díaz ha emplazado tanto el Ayuntamiento como la Conselleria "a estar a la altura" y no desentenderse de este problema medioambiental que, ha augurado, "acabará explotando por algún lado".

Ha explicado que la portavoz del grupo municipal del PP en Utiel, Rocío Giménez, ya preguntó la legislatura pasada y ha vuelto a hacerlo en el Ayuntamiento sobre las actuaciones realizadas hasta el momento y las previstas para sacar hasta la última tonelada de residuos plásticos de entre las viñas.

"Esperamos además que no ocurra ninguna desgracia y no se incendie, puesto que se trata de material fácilmente inflamable y ya hemos visto cómo en otras ocasiones plantas de reciclaje sufrían incendios que ocasionaban daños y una gran contaminación", ha sostenido.

Ha advertido que "en este caso aún sería mucho peor, por la situación ilegal de los residuos y el lugar, entre viñas, donde se encuentra".