EFEValència

El portavoz de Vivienda del Grupo Popular en Les Corts, Alfredo Castelló, ha afirmado hoy que el decreto del Consell del Botànic sobre tanteo y retracto es "una triple chapuza mortal, hecha con premura y sin escuchar al sector".

Según Alfredo Castelló, "el vicepresidente segundo y responsable de Vivienda, Martínez Dalmau, ha pasado de decir que no haría cambios en el decreto a abrir la puerta a matices. Más allá de una anécdota es revelador el fondo: sabe que no está bien hecho".

El diputado popular ha indicado que este decreto "genera muchas dudas desde el inicio y el hecho de que vaya llegar a Les Corts sin posibilidad de debate deja clara cuál es la intención del Consell".

El decreto se someterá a convalidación en el pleno del 15 de julio sin posibilidad de enmienda, pero Castelló ha anunciado que es "más necesario que nunca que este decreto se tramite como un proyecto de ley", por lo que el Grupo Popular así lo solicitará, han informado fuentes del partido.

Castelló ha manifestado que desde el PPCV "ya advertimos del carácter expropiador de esta norma, y parece que ahora genera dudas hasta en sus socios socialistas. El PSPV va a tener la oportunidad de demostrar que quiere que se tramite como un proyecto de ley. Solo depende del PSPV que este decreto se tramite con un proyecto de ley, votando sí a la propuesta del Partido Popular".

"Un decreto-ley exige una extraordinaria y urgente necesidad y este no lo tiene, como demuestra que el mayor recorte presupuestario de esta Conselleria sean precisamente 40 millones de euros para la adquisición de nuevas viviendas”, ha explicado Castelló.

“Este año, además, según el PP, la conselleria "ha recortado un millón de euros de tanteos y retractos y un millón para realizar nuevas viviendas, por lo que hay una clara contradicción", ha recalcado el dirigente popular, que ha añadido que el texto "es inconstitucional porque afecta al derecho de propiedad, regulado por el Estado.

Según Castelló, "tres chapuzas seguidas que suponen un golpe mortal para el sector, al que ya está paralizando. Todo hubiera sido diferente si Dalmau hubiera escuchado a los expertos, en lugar de ir por libre. Al final lo que ha generado es una norma que provoca incertidumbre, que podrá paralizar la compraventa de inmuebles, intervenir en las operaciones entre particulares y generará un importante perjuicio económico".