EFEValència

La portavoz de Política Social del Grupo Parlamentario Popular (GPP), Elena Bastidas, ha señalado hoy que los ancianos de la mayor residencia pública de la Comunitat Valenciana, en Carlet (València), “le han sacado los colores” a la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, y la han desmentido públicamente, al confirmar que ella ha emitido una instrucción para que los mayores permanezcan encerrados en sus habitaciones sin poder salir.

Así, Bastidas ha explicado que la conselleria emitió una instrucción en la que obligaba a “las personas residentes, especialmente aquellas con grandes dependencias o personas muy mayores, a permanecer la mayor parte del tiempo en sus habitaciones evitando, en la medida de lo posible, los espacios comunes”.

“Una vez más, la realidad atropella a Oltra, una vez más la realidad la desmiente y desenmascara, y pone en evidencia su obsesión por faltar a la verdad para tapar las vergüenzas de su gestión. Muchos de los mayores afectados por su instrucción verán afectada su situación por falta de movilidad”, denuncia el PP en una nota.

El PP lamenta que, en muchos casos, no poder salir a las zonas comunes o realizar sus ejercicios habituales “tendrá unas consecuencias sobre la salud de nuestros mayores difícil de cuantificar” y, en mucho casos, "irreversibles”.

Así, ha señalado que la vicepresidenta “a golpe de tweet, negó la mayor, pero hoy es la mayor residencia pública de la Comunitat la que le dice que se ha pasado de la raya”, dice Bastidas.

En este sentido, ha señalado que muchos de los residentes han trasladado sus quejas a la dirección porque no se les permite acceder con control a las zonas comunes e incluso a los jardines del recinto debido a que “la vicepresidencia ha emitido una directriz en la que obligaba a los mayores de mayor edad y grandes dependencias a permanecer la mayor parte del tiempo en sus habitaciones y evitar, en la medida de lo posible, los espacios comunes”.