EFEValència

La portavoz de Educación del Grupo Popular en Les Corts, Beatriz Gascó, ha exigido hoy al president Ximo Puig la apertura inmediata de los centros educativos en la Comunitat Valenciana para que, de manera opcional y voluntaria, los alumnos puedan acudir a sus centros a partir del 1 de junio, si se encuentran en fase 2, aunque siempre garantizando la seguridad.

“No se entiende que un joven, dentro de unos días, pueda estar en un restaurante o un centro comercial y no pueda ir a la escuela. Es una vergüenza que seamos el único país de Europa que ha abierto los bares antes que los colegios”, ha señalado la diputada.

“La actual situación está generando infinidad de problemas ante los que Puig no puede seguir mirando hacia otra parte porque está en juego la educación de los menores. Hay que intentar acortar este periodo excepcional con medidas concretas”, ha señalado.

Así, Beatriz Gascó ha afirmado que se están generando “múltiples diferencias entre el alumnado con recursos y los que no lo tienen, y también problemas pedagógicos por la ausencia de clases presenciales. Los problemas de conciliación también están siendo un gran quebradero de cabeza para las familias y el Consell no da ninguna solución. La educación digital está generando muchos inconvenientes y la Administración debe dar respuestas inmediatas”.

La portavoz popular ha denunciado la “pasividad y falta de acción de Puig “que, una vez más, apuesta por lo fácil, dejando en casa a los alumnos. De esta manera, se ahorra tener que hacer test y no elabora los protocolos necesarios que implica reabrir los centros educativos. Esta situación es inadmisible".

"Si realmente queremos volver a la normalidad en la Comunitat Valenciana, los centros educativos son fundamentales y deberían reabrir con seguridad cuanto antes. Los alumnos están en sus casas porque ni Puig ni Marzà quieren asumir responsabilidades”, ha dicho también.

Gascó ha recordado que el Ministerio “ha dado libertad a las comunidades autónomas en el ámbito educativo para que reabran los centros. Por tanto está en manos del Botànic poder decretar su apertura, pero para eso hay que tener un plan, el cual no existe, claro”.