EFEValència

La portavoz de Educación del PP en Les Corts, Beatriz Gascó, ha anunciado la presentación de una proposición no de ley para que "al menos el 30 % de los centros en todos los municipios de las zonas valencianoparlantes den clase en castellano".

Esta iniciativa se adopta, ha informado el PP en un comunicado, tras "detectar que muchas familias en el periodo de admisión no han podido escolarizar a sus hijos en una línea en español por culpa del modelo plurilingüe de Puig y Oltra".

Beatriz Gascó ha explicado que "en la proposición no de ley con carácter de urgencia vamos a exigir que desde el Consell se tenga en cuenta la planificación a la hora de autorizar los proyectos lingüísticos".

"Es una auténtica irresponsabilidad que desde la Conselleria no se tenga en cuenta la existencia de un equilibrio entre centros que oferten castellano y valenciano. Lo único que prima para el Consell de Puig es imponer el valenciano a toda costa y por encima de todo el mundo, incluso por encima de criterios pedagógicos", ha añadido.

"Por eso en la PNL vamos a pedir que en la autorización de los proyectos lingüísticos se tengan en cuenta tres variables: la planificación, la voluntad de las familias y los resultados académicos. Bajo ningún concepto el sectarismo puede ser la única razón a la hora de autorizar un proyecto lingüístico".

Beatriz Gascó ha indicado que "venimos denunciando que en los últimos años hay municipios en los que las familias no pueden escoger la lengua en la que quieren que estudien sus hijos porque en todos los centros del municipio la única oferta existente es el valenciano. Al no existir oferta de centros en castellano las familias no pueden elegir".

La diputada popular ha señalado que "no es solo el PP o las familias quienes están denunciando esta situación, sino incluso el TSJ también lo puso de manifiesto en la sentencia contra el decreto del chantaje lingüístico donde advertía de esta situación anómala, sobre todo en la provincia de Castellón".

La diputada popular ha desvelado que "varias familias de diversos municipios de la Comunitat Valenciana se han puesto en contacto con nosotros para denunciar la imposibilidad de escoger la lengua que quieren para sus hijos. En este periodo de admisión se han quejado que el modelo plurilingüe actual es opaco y no se da información a las familias".

Gascó ha lamentado que "se impuso un modelo lingüístico único y aquellos centros que contaban con línea en castellano y en valenciano se les obligó a unificar las dos líneas en una sola".

"Además, teniendo en cuenta que la administración se ha fijado como objetivo promover que, al menos, el 50 % sea en valenciano, las líneas en castellano han desaparecido, convirtiéndola en lengua residual en la enseñanza. Esa es la tendencia habitual del Consell, la de desterrar el castellano poco a poco".