EFELoli Benlloch València

Los socialistas han vuelto a ganar las elecciones generales en la Comunitat Valenciana, si bien el empate de bloques entre la izquierda y la derecha de los comicios del pasado 28 de abril se ha resuelto ahora en favor de las derechas, que logran 17 escaños frente a los 15 de los progresistas.

En las elecciones generales celebradas este domingo, 196 días después que las anteriores, el PSOE ha vuelto a ser la fuerza hegemónica en la Comunitat y reedita sus 10 escaños; el PP se consolida como segunda fuerza y logra 8 escaños tras ganar uno; y como tercera fuerza se sitúa Vox, con 7 escaños (cuatro más que en abril).

Unides Podem se queda en 4 escaños tras perder uno; Ciudadanos se queda en solo dos, tras caer cuatro escaños, y Més Compromís revalida el único escaño que tenía, con el 98,20 por ciento escrutado.

En consecuencia, el bloque progresista suma en esta repetición electoral 15 de los 32 escaños que elige la Comunitat Valenciana (tras perder Unidas Podemos uno) y la derecha asciende hasta los 17 (al ganar el PP un escaño y compensarse los 4 que pierde Cs con los 4 que gana Vox).

Los socialistas de Ximo Puig, que hace seis meses se posicionaron como primera fuerza en la Comunitat después de tres décadas, han revalidado la victoria con unas listas que han vuelto a encabezar los ministros José Luis Ábalos en Valencia y Pedro Duque en Alicante, y reeditan el número de escaños (10) y el porcentaje de apoyos, el 27'6 %.

El Partido Popular consolida en estos comicios la segunda posición a la que pasó hace seis meses, cuando perdió la hegemonía electoral que tenía desde 1993, y además mejora sus resultados, pues gana un escaño (por la provincia de Alicante) y crece cuatro puntos con respecto a abril, hasta el 23 %.

Vox, en sus segundas elecciones generales, mejora sus resultados al pasar de tres escaños a siete (gana uno en Valencia y dos en Alicante, y consigue uno de Castellón, donde no tenía representación) y crecer seis puntos en porcentaje de apoyo, hasta el 18'4 %.

De esta manera, Vox pasa de ser la quinta a la tercera fuerza de la Comunitat Valenciana, y se sitúa además como el segundo partido del bloque conservador, tras el descalabro de Ciudadanos.

Este último pierde en esta repetición electoral la condición de tercera fuerza a la que ascendió hace seis meses y cae a la quinta posición, tras perder cuatro escaños (dos por Valencia, uno por Alicante y el único que tenía en Castellón) y pasar de seis a dos diputados, y caer diez puntos en porcentaje de apoyo, del 17'98 % al 7'72 %.

Se cumple así una caída que auguraban las encuestas, ante las que el partido de Toni Cantó esperaba una remontada de última hora que finalmente no se ha producido, y que sitúan a esta formación como la última del bloque conservador, por detrás de Vox.

Unides Podem experimenta un ligero retroceso al pasar de los cinco diputados que consiguió hace seis meses a cuatro (tras perder uno por Alicante) y bajar un punto de apoyos, hasta el 13'36 %, pero se mantiene como la cuarta fuerza de la Comunitat Valenciana y la segunda del bloque progresista.

Compromís, que en las elecciones de abril concurrió en solitario y obtuvo un único escaño, el de Joan Baldoví, ahora en alianza con el partido de Íñigo Errejón reedita ese único escaño tras obtener un porcentaje de apoyo bastante similar a hace seis meses, el 6'88 %.

Con estos resultados, el partido de Mónica Oltra vuelve a quedar en la sexta posición en la que se situó el 28 de abril, y dentro del bloque progresista se mantiene como tercera fuerza, por detrás de sus socios en el Botànic, Unides Podem. EFE

lb/cbr