EFEValència

El exdiputado de Compromís en el Congreso Enric Bataller ha anunciado que deja la militancia de la coalición porque "su espíritu transformador se ha frenado" y por los "vicios internos" que arrastra la formación.

En una carta remitida a la Comisión Ejecutiva Nacional de Compromís y difundida por el propio Bataller, este lamenta "la parálisis" de la coalición, convertida en "actor prescindible a nivel estatal y europeo", y no confía en que "los intereses de las cúpulas que lo gobiernan permitan una evolución positiva".

Ha asegurado que las críticas por la falta de democracia interna y por "el cierre burocrático de una organización que queríamos fresca y abierta, muestran que son demasiados los vicios acumulados".

Bataller, quien fue diputado de Compromís en el Congreso en las dos últimas legislaturas, recuerda que ha trabajado por Compromís desde mucho antes de su fundación, y asegura estar orgulloso de su aportación para dar cuerpo al proyecto.

Sin embargo, considera que a la vista de la situación actual, la utilidad de Compromís "ha llegado a su punto final", pues la coalición nació "para combatir los grandes problemas globales" desde una perspectiva propia, pero ahora el debate se ha comprimido en dos únicos bloques.

Por un lado, afirma, "una derecha oficial agresivamente españolista, enemiga de la pluralidad y recortadora de derechos" y por otro, una izquierda donde Compromís se ha mostrado como "un buen gestor a nivel municipal y autonómico", pero es "un actor prescindible en los campos estatal y europeo".

"No quiero ser cómplice por más tiempo de una situación que, honestamente, no me gusta ni pienso que aporte ninguna utilidad social", ha manifestado Bataller en su escrito.

A su juicio, la evolución de la infrafinanciación valenciana ha puesto de manifiesto la "nula voluntad" del Gobierno de "permitir a los territorios hacer un desarrollo adecuado de sus competencias", pero también la aceptación sumisa de la Generalitat de "la imposibilidad de hacer política" en defensa de los intereses colectivos.

Para Bataller, el espíritu transformador de Compromís "se ha frenado, y lo que es peor para la sociedad, no está a la altura de las circunstancias que vivimos, ni parece cumplir un papel propio y diferente respecto de otras formaciones".

El político aboga por trabajar para "crear alternativas que sumen a más gente" y saquen a la luz lo mejor de esa pluralidad valenciana, tan matizada, que los actuales partidos no saben o no quieren representar en su plenitud".

Bataller afirma que ahora emprende otro camino para sentir que realmente continua trabajando por el futuro del pueblo valenciano, pues esta ha sido la guía de su actuación política desde hace cuarenta años. EFE

ca-jmm