EFEValència

El pleno de Le Corts ha rechazado este jueves, por los votos en contra del PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem, y a favor del PP, Ciudadanos y Vox, crear una comisión de investigación sobre si hubo conflicto de intereses en la quita del IVF a un grupo editorial propietario de un periódico del que Ximo Puig posee acciones.

El rechazo de esta comisión, planteada por Ciudadanos, se ha producido tras un bronco debate, en el que los grupos se han lanzado reproches y acusaciones de "mamporreros", "palanganeros", "hipócritas", "miserables" o de tener falta de vergüenza y de ética.

El Botànic ha defendido que ya se han dado las explicaciones, aunque Compromís ha alertado que si en el futuro ve algo que no esté claro no tendrá inconveniente en volver a debatir esta propuesta, mientras que la oposición ha considerado que algo "huele mal" y que se niegan a investigar porque hay "algo que esconder".

La propuesta la ha defendido el diputado de Cs Vicente Fernández, quien ha acusado al Consell de "favorecer" con dinero público al grupo empresarial donde el president tiene acciones y ha preguntado a los socios del Consell si serán "los mamporreros" y se pondrán una camiseta con el lema "Yo tapé la corrupción de Ximo Puig".

"Si fuera todo moral y políticamente intachable, ustedes mismos promoverían la comisión de investigación", ha dicho Fernández, quien ha acusado a los socialistas de perder "la decencia" y de privar al pueblo valenciano de conocer "la verdad sobre los tejemanejes" de Puig, y a la consellera de Justicia de "ayudar a la lentitud de la justicia".

El síndic socialista, Manolo Mata, ha criticado que quieran investigar un asunto de hace treinta años, cuando Puig compró el 1'17 % de las acciones del periódico Mediterráneo de Castellón, sobre el que tanto la Abogacía de la Generalitat como la Oficina de conflicto de intereses han dicho que "no hay ningún conflicto".

"Es la cuestión menos jurídica y más vergonzosa que me he encontrado en mucho tiempo", ha afirmado Mata, quien ha defendido que Puig siempre ha declarado esas acciones en sus declaraciones de bienes, ha reclamado que "no jueguen con la honradez" de Puig, y ha calificado de "miserable" que se diga que la justicia está a las órdenes del Gobierno.

La portavoz adjunta de Compromís Mónica Álvaro ha afirmado que no tienen, "a día de hoy", elementos que justifiquen crear la comisión, lo que no quiere decir que "no puedan existir en el futuro", y si es así no tendrán problema en valorar de nuevo la comisión de investigación, porque creen en ellas.

Además, ha avisado: "no nos alinearemos con los votos del PP, Cs y Vox para intentar desgastar a un socio de gobierno, como el PSPV ha hecho en el Ayuntamiento de València, no todo es campaña; usaremos los mecanismos del Parlamento para aclarar todas las dudas".

El diputado de Unides Podem Ferran Martínez ha indicado que el director del IVF ya aportó toda la información, por lo que ha pedido a Cs que se deje de "ocurrencias", y ha calificado a ese grupo de ser "los ultrasur de traje y corbata" por haber acusado de "bajeza, ignominia y desvergüenza" a la consellera de Transparencia por votar telemáticamente en este pleno.

El diputado del PP Rubén Ibáñez ha apoyado la investigación para "dar voz a quien no quiere hablar y traer al Parlamento a quien no quiere venir", y ha alertado del "daño que le hace a la democracia al no investigar" este asunto.

Y Ángeles Criado, de Vox, ha afirmado que "esto huele mal" y que "el que nada ha hecho, nada teme".

Durante el debate, el síndic de Cs, Toni Cantó, ha intervenido después de que el PSPV le haya acusado de no declarar todos sus bienes y Unides Podem de "hipócrita" por haber sido contratado "a dedo" en Canal 9, para afirmar que no tiene "problema" en que se investiguen sus bienes y acusar de "palanganeros" a Unides Podem.