EFEAlicante

El recién elegido presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, del PP, ha propuesto al president de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, "empezar de cero" para dejar atrás una etapa entre ambas instituciones de "frentismo".

Mazón ha sido elegido con el apoyo de Ciudadanos (Cs), con el que suma 16 de los 31 diputados de la corporación provincial, y con el que formará un equipo de gobierno que concretará la próxima semana, en una sesión plenaria a la que ha asistido el president de la Generalitat, Ximo Puig, y el número dos nacional del PP, Teodoro García Egea, entre varios centenares de invitados.

En sus primeras palabras al frente de la institución ha explicado que el próximo lunes lo primero que hará en el Palacio Provincial será cursar una petición para entrevistarse con Puig y tratar "asuntos concretos", como de infraestructuras y cooperación en diversos ámbitos.

El popular ha defendido "un modelo de cooperación frente a la imposición" actual del Consell a la Diputación, y ha afirmado que el "cambio de dirección" que le pide a Puig debe concretarse en dejar de impulsar leyes autonómicas "contrarias a la provincia de Alicante".

Entre ellas, ha citado los decretos sobre Turismo, las Mancomunidades, los servicios sociales o los relativos a la imposición lingüística.

Tras explicitarle su apoyo para reivindicar una financiación justa ante el Gobierno central, Mazón ha pedido al Consell que "predique con el ejemplo" en este mismo asunto con un reparto más equitativo de los Presupuestos de la Generalitat, de los que ha dicho que perjudican a la provincia de Alicante.

Ha insistido en la necesidad de dejar atrás la "falta de compresión de la realidad alicantina" y ha defendido que una Alicante más fuerte hace una mejor Comunitat.

Poco antes, el president Puig, que ha visitado hoy por primera vez al frente del Consell el Palacio Provincial, ha declarado a los periodistas que las instituciones "están para cooperar, colaborar y avanzar juntas para solucionar los problemas de los ciudadanos, no para confrontar".

"Lo importante es que haya diálogo para solucionar los problemas de las personas", ha apuntado Puig antes de añadir que cada uno debe actuar "defendiendo sus competencias y su voluntad de gobierno".

Otro de los que ha estado en Alicante ha sido el síndic de Ciudadanos en Les Corts, Toni Cantó, que ha calificado la jornada de "un día feliz" en un momento en el que la provincia alicantina "está siendo maltratada por el tripartito valenciano".

De la aportación de su partido a la institución provincial, ha dicho que la "marca Ciudadanos" se traduce en el nuevo área de transparencia, de la que ha dicho que con ella se asegura que "cada euro público va a ser gastado bien y de forma honrada".

El presidente saliente, el popular César Sánchez, ha destacado de Mazón el conocimiento que tiene de la provincia y de la sociedad civil, mientras que el alcalde de la capital provincial, Luis Barcala, también del PP, ha augurado que se abre "una nueva etapa".

"Alicante tiene mucho que decir, aportar, que pedir y ayudar a la Generalitat", institución ésta última con la que ha apostado por tender puentes.

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ha expresado su apoyo "explícito" a Mazón y ha agregado que éste defenderá "la identidad del pueblo de la provincia de Alicante".

El portavoz y único diputado de Compromís, Gerard Fullana, ha opinado que el apoyo de Cs al PP "no es la vía de la regeneración" y ha anticipado una "oposición férrea" al nuevo gobierno, al que ha pedido que no haga de la lengua una bandera en la contienda política.

De 44 años, Mazón es el quinto político del PP que preside la Diputación de forma consecutiva tras Julio de España (1995-2003), José Joaquín Ripoll (2003-2011), Luisa Pastor (2011-2015) y César Sánchez (2015-2019).