EFEValència

La nueva síndica de Ciudadanos (Cs) en Les Corts, Ruth Merino, ha trasladado al president de la Generalitat, Ximo Puig, su preocupación por la insuficiente llegada de vacunas contra la covid a la Comunitat y la burocratización y el retraso de las ayudas para los sectores afectados por la pandemia.

En su primera reunión con Puig tras sustituir a Toni Cantó, Merino le ha transmitido que van a "seguir tendiendo la mano" al Consell, especialmente en la situación de crisis actual, pero a la vez serán "firmes ante los extremismos y los nacionalismos que muchas veces acompañan iniciativas" del gobierno del Botànic.

La reunión se enmarca dentro de la relación institucional de Puig con las diferentes formaciones políticas, se ha prolongado más de una hora y en ella han abordado cuestiones de actualidad, ha informado la Generalitat.

El jefe del Consell ha trasladado a Merino su intención de seguir manteniendo abierta la interlocución con Ciudadanos para tratar asuntos de la agenda valenciana y también de desplegar el acuerdo presupuestario al que se llegó para las cuentas autonómicas de 2021.

Desde Presidencia de la Generalitat han valorado la posición de Ciudadanos en Madrid a favor de cuestiones clave para la Comunitat Valenciana como la reforma de la financiación autonómica, tal y como quedó explicitado en la votación de hace unos días en el Congreso.

Las dos preocupaciones "más importantes" que Merino ha transmitido a Puig han sido que cree que la Comunitat Valenciana "no recibe las dosis -de vacunas- que le corresponde a su población" y el retraso de las ayudas, "muchas veces por la ralentización de la burocracia", según ha contado a los periodistas tras el encuentro.

Además, le ha transmitido la petición de una reunión con él que le ha trasladado el sector del ocio nocturno, que sigue su acampada de protesta ante el Palau de la Generalitat, así como la creencia de que la hostelería debería ampliar su horario "al menos hasta las ocho, pero incluso hasta las nueve" de la noche.

Igualmente, han hablado de lo que ocurrirá tras el fin del estado de alarma el próximo 9 de mayo y ha apuntado que Puig "es optimista respecto a la vacunación" aunque ha incidido en que seguirán "fiscalizando y viendo muy de cerca las restricciones que a veces parecen excesivas y la concesión de ayudas".

Al margen de la pandemia, Merino le ha indicado a Puig que cree que "hay veces que por ideología o cuestiones partidistas no se le da a la Comunitat todas las oportunidades que se merece".

"Cuando pase la pandemia la vida seguirá y queremos en la Comunitat una sanidad excelente sin los problemas enquistados que tiene actualmente, que la educación sea excelente y que el turismo sea excelente", ha sostenido.

Según Merino, el jefe del Consell coincide con la visión de Cs en muchos aspectos, como el de la colaboración público-privada en muchos ámbitos y ha apuntado: "Quizá en determinadas cosas estaría más cerca de nosotros pero los pactos de gobierno y cogobernanza no se lo permite".

Respecto a los temas que no están de acuerdo, ha apuntado especialmente el de la Agencia Tributaria Federal, que Puig ve con buenos ojos pero con la que Ciudadanos "no está de acuerdo".

"A veces está de acuerdo pero no quiere decir que se pueda hacer", ha indicado para agregar que también han conversado sobre la situación de desprestigio actual de la política y sus extremismos y polarización actual.

Tras valorar su experiencia en la negociación de los presupuestos, le ha pedido que se ponga en marcha el fondo covid de 76 millones que se acordó en las cuentas, aunque ha incidido en que otras medidas que pidieron sí se han llevado a cabo, así como en la revisión del acuerdo de reconstrucción.

"Para presupuestos o cualquier tema, estaremos ahí para intentar mejorar y traer al PSOE al centro", ha concluido.