EFEValència

La empresa emergente valenciana de alquiler de motos eléctricas compartidas, Molo, remitirá esta semana a los distintos candidatos de las elecciones municipales de València propuestas para mejorar la movilidad urbana sostenible, entre ellas incentivar a empresas y usuarios para el uso de estos vehículos.

Así lo han asegurado a EFE fuentes de esta empresa de movilidad compartida, que indican que el objetivo es promover la colaboración público-privada en el desarrollo de alternativas que, junto a la función del transporte público, permita una movilidad más ágil, accesible y fiable, reduciendo el número de vehículos en circulación y las emisiones.

La empresa propondrá a los partidos que haya incentivos especiales de circulación tanto para las empresas que den este tipo de servicio de movilidad compartida como a los usuarios que lo utilicen.

Señala que algunos tipos de bonificaciones a los usuarios podrían darse con el acceso al servicio por descuento o un incentivo fiscal directo a usuarios que utilicen esta modalidad de movilidad urbana compartida y sostenible.

También propne incentivos a las empresas que promueven entre sus empleados el uso cotidiano de este tipo de transporte compartido para trasladarse al trabajo.

Según el CEO de Molo, José Manuel Donate, "hay que democratizar la movilidad, facilitando el día a día de aquellos que se desplazan del extrarradio por trabajo por ejemplo y ofreciendo soluciones de transporte eficaces y sostenibles".

Analizar mejor las tasas del Ayuntamiento según uso es otra de las propuestas de Molo, que indica que es necesario tener en cuenta la demanda existente y futura de este tipo de servicios, así como su participación en la mejora real de los problemas de movilidad urbana.

También creen que este tipo de movilidad podría aportar soluciones al transporte en toda el área metropolitana de ciudades como València, posibilitando la conexión con el extrarradio y en lugares donde no legan servicios públicos de transporte o llegan con dificultad.

Incentivar a las empresas que "más colaboren en la reducción del CO2 de la ciudad" es otra de las proposiciones de Molo, que afirman que esta empresa inició su servcio en València, en septiembre de 2018, los usuarios han recorrido en motos eléctricas más de 430.000 kilómetros, una media de 3,8 kilómetros por usuario, con alrededor de 110.000 desplazamientos, lo que ha evitado la emisión de más de 10 millones toneladas de CO2.

Según indican, en estas elecciones municipales uno de los puntos programáticos esenciales para lograr una mejora sustancial en València como ciudad más sostenible "es, sin lugar a dudas, lograr un modelo en el que es clave trabajar por un tránsito ecológico".

"Un modelo en el que los masivos desplazamientos en vehículos minimicen de la mejor manera posible la emisión de combustibles contaminantes, el gasto energético o el tiempo de uso, entre otros aspectos", afirman.

En este contexto, Molo cree necesario definir alternativas de movilidad convencional que, junto a la función del transporte público, permitan una "movilidad ágil, accesible y fiable, reduciendo el número de vehículos en circulación, las emisiones y haciendo de las calles de València más vivibles para los ciudadanos".

"Pero también disponibles en todo momento, sobre todo en aquellos usos principales que se dan en las ciudades, como ir a trabajar o asistir a actividades de ocio", señala Molo.

De hecho, señala que la "mayor concentración de uso de 'motosharing' eléctrico en Molo se da de lunes a viernes, de 8 a 10 horas y de 18 a 20 horas".

Consideran que un elemento principal para lograr estos objetivos es la "colaboración público-privada en términos de movilidad" y, en este sentido, indica que las empresas de "sharing" con servicios de movilidad sostenible "se están convirtiendo por su integridad en zonas urbanas como València en un aliado esencial".

Ponen como ejemplo la utilización de las motos compartidas cien por cien eléctricas, "que permite reducir el número de vehículos en la ciudad con alternativas como la del uso compartido por suscripción de la plataforma valenciana Molo, la única en Europa que ha aplicado este modelo como opción al uso individual de vehículo propio".