EFEValència

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ha afirmado este viernes que existe una diferencia entre una camiseta reivindicativa, como las que ella llevaba cuando estaba en la oposición, y las "acciones difamatorias, insultos y calumnias" que representan, a su juicio, las que lucieron los diputados de Ciudadanos en Les Corts.

Oltra se ha referido así, en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, a las camisetas con las que acudieron este jueves al Parlamento los trece diputados de Ciudadanos, en las que se podía ver la imagen de la vicepresidenta y la frase "Oltra vete ya", para denunciar su gestión sobre el abuso a una menor tutelada.

Ha asegurado, además, que esta acción difamatoria se llevó a cabo "amparados en una inmunidad que no está pensada para calumniar o difamar", y ha afirmado que ella no vio que hubiera en esta actuación ninguna reivindicación.

"No han acabado de entender que es esto de las camisetas", ha afirmado la vicepresidenta, quien ha defendido que ella se puso camisetas reivindicativas cuando estaba en la oposición porque no le dejaban expresarse, y pensó que le podían "quitar la palabra oral", pero no su derecho a expresarse.

En este sentido, ha destacado "la censura que había en Les Corts" en aquella época, "la huida constante a las sesiones control" por parte del entonces president de la Generalitat, Francisco Camps, y "la burla a la oposición". "Me suspendieron la condición de diputada un mes por llevar una camiseta", ha recordado.

Ahora, en cambio, ha afirmado que desde la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, que ella dirige, han contestado 236 iniciativas por escrito sobre infancia a los diputados, de las que 42 están relacionadas "con el monotema que ocupa" a la oposición, el de los abusos a la menor tutelada.

Además, ha dicho que ha comparecido en Les Corts "no solo una vez" para dar explicaciones por este asunto; ha dado respuesta a todo, y ha puesto todos los expedientes y documentos a disposición de todos los diputados, que tienen la documentación y han podido hablar con el personal funcionario encargado del expediente.

"Si con todo eso la única salida es el insulto, la calumnia y la difamación, es que políticamente no hay nada que se pueda reprochar", ha señalado Oltra, para quien lo que hizo Ciudadanos es "una perversión del sistema democrático", que aprovechó "de manera espuria", y "una perversión de la memoria" de sus camisetas.

Oltra también ha lamentado el uso que se hizo de la violencia machista por parte de la oposición durante la sesión de control al president, y que, a su juicio, viene provocada por la "anomalía" de tener un partido como Vox que se sitúa "fuera del ámbito constitucional y la defensa de los Derechos Humanos".

"Eso distorsiona mucho", ha señalado, aunque espera que "esa distorsión, y algunas mimetizaciones que se dan por parte de partidos que presuntamente se encuadran dentro del ámbito democrático y la defensa de los Derechos Humanos", tienda a equilibrarse.

Oltra, quien ha dicho sentirse "absolutamente apoyada por el Consell en su conjunto", ha manifestado ver "síntomas alarmantes cuando Vox condiciona determinados gobiernos", y ha citado como ejemplo la ordenanza cívica aprobada por el Ayuntamiento de Alicante, que propone sanciones por el ejercicio de la mendicidad o el ofrecimiento de servicios sexuales.

Ha considerado que esta norma pretende estigmatizar más a estos colectivos e introduce "la dialéctica de individuos de peligrosidad social, que tanto gustaba al antiguo régimen franquista".

La vicepresidenta ha presentado también en la rueda de prensa la campaña institucional con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la violencia contra las mujeres, en la que bajo el lema "hora de hablar", busca implicar a toda la sociedad y hacer visibles los recursos existentes para hacer frente este problema social.