EFEJosé Antonio Gallego Madrid

Hija de un cantero y de una aparadora de calzado, María Teresa Pérez es, tras su compañera balear Lucía Miriam Muñoz, la segunda diputada más joven del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos para la XIII legislatura que arranca el próximo 21 de mayo.

Pérez (Petrer, Alicante, 1993) ha recogido su acta como diputada en el Congreso, un lugar que no es nuevo para ella ya que anteriormente ha trabajado en este lugar como periodista y, más recientemente, como asesora de su formación durante el pasado año y medio.

Pregunta: ¿Se imaginaba la posibilidad de ser diputada hace dos o tres años?

Respuesta: No me lo imaginaba y ha sido todo muy rápido, pero lo afronto con mucha responsabilidad. Es un honor que 127.000 alicantinos hayan depositado su confianza en mi y en Unidas Podemos y voy a trabajar y a dejarme la piel para defender las problemáticas de mi provincia y de todos los españoles, porque creo que España necesita cambios y creo que ha votado cambios en las elecciones del 28 de abril.

P: ¿Cómo nació su vocación política?

R: Mi familia no tiene ninguna relación con la política, pero sí que me ha inculcado desde bien pequeña que tenía que hacer algo cuando veía una injusticia. La primera que vi fue ver a mi madre trabajar en el rincón de la cocina haciendo pares de zapatos por una miseria, estando casi en condiciones infrahumanas y creo que esa va a ser una de mis prioridades: trabajar para combatir la precariedad con rostro de mujer, que afecta a las aparadoras, a las kellys o a las auxiliares de ayuda a domicilio y a muchas otras mujeres que están en sectores muy precarizados pero que son estratégicos y que son los que sacan adelante a nuestro país.

P: ¿Cuáles son sus objetivos para esta legislatura?

R: Comienza con el mayor número de mujeres parlamentarias y es un hito histórico que seamos el país con el Parlamento más paritario de Europa y en Unidas Podemos estamos orgullosas de ser el grupo con mayor número de mujeres en el Congreso. No es solo necesario romper los techos de cristal sino que es importante aplicar políticas feministas.

El feminismo y el movimiento del 8M nos han marcado el rumbo y nos ha enseñado que nadie va a hacer política por nosotras y que no queremos estar de lado ni detrás sino al frente y liderando los cambios que necesita nuestro país y que ahora vamos a trabajar para aplicar las políticas progresistas que creemos que la ciudadanía ha votado el 28 de abril. Quiero recalcar que lo importante es aplicar políticas feministas para dar una perspectiva de género a todas las políticas públicas desde la educación, sanidad, dependencia o pensiones. Todos esos servicios públicos tienen que tener una perspectiva de género, porque no solo las mujeres tienen que cuidar sino que el Estado también debe de corresponsabilizarse.

P: ¿La nueva ley que ha entrado en vigor y que obliga a fichar en todas las empresas para acabar con las horas extras puede ayudar a que aflore la economía sumergida?

R: Creo que puede ayudar y que hay que luchar para combatir el fraude de las horas extras o de los falsos autónomos. Tenemos un grave problema con los jóvenes y la falsa temporalidad. Casi la mitad de los contratos temporales que se hacen dura menos de siete días. Eso es una auténtica barbaridad y yo quiero atajar la temporalidad, pero también luchar por otros factores del empleo, como pueden ser los permisos de paternidad y maternidad, para que a las mujeres no nos afecte quedar embarazadas a la hora de perder nuestro trabajo u, otros, como subir el salario mínimo o combatir la precariedad, sobre todo, en sectores feminizados.

P: Usted es periodista (la nueva diputada tiene un máster en Política Mediática por la Universidad Complutense y otro en Comunicación Audiovisual por la Rey Juan Carlos). ¿Qué experiencia puede aportarle su profesión a esta nueva labor como diputada?

R: La labor periodística es fundamental para la buena salud de un país. Es esencial y en eso voy a trabajar desde el Congreso: para mantener la independencia y la posible neutralidad de los medios de comunicación. Además de frescura por mis 25 años, puedo aportar el conocimiento que tengo de ellos por mi labor y que es muy necesario, por ejemplo, en la comisión de control de RTVE, en la que ha trabajado mi compañera Noelia Vera y que también es necesario para alejarnos de las presiones que hemos visto en los últimos meses de las cloacas del Estado, que se ha demostrado que han injerido en los medios o en determinados cómplices.

P: ¿Alcanzará Unidas Podemos los mismos niveles de voto que en las generales en los próximos comicios municipales?

R: Yo creo que sí y espero que se mantengan porque la participación ha sido histórica y es símbolo de buena salud democrática. Creo que tiene que seguir avanzando en ese sentido la ciudadanía, que sabe perfectamente que su participación es esencial. Se abrió un ciclo de implicación política en el 15M que creo que no se ha cerrado y, sobre todo, las mujeres y la juventud han demostrado que pueden inclinar la balanza y que van a determinar el sentido de los cambios en nuestro país.