EFEValència

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha replicado a la oferta de la síndica del PP, Isabel Bonig, de pactar los próximos Presupuestos de la Generalitat que los valencianos necesitan "más acuerdos y menos gritos", y que para pactar tiene que "haber de verdad una voluntad clara de consenso y acuerdo".

Puig ha señalado durante el debate sobre el estado de la Comunitat que está dispuesto a llegar a acuerdos "con todos los que quieran acordar" para que la Comunitat avance, y ha afirmado que el Palau de la Generalitat siempre estará abierto para todos los valencianos, en especial para la persona que dirige el primer partido de la oposición.

Frente al "catastrofismo" dibujado por Bonig, Puig se ha preguntado "qué haría si fuera la jefa de la oposición de Madrid", ya que esa comunidad es "el espejo en el que se mira", y ha defendido que todos los indicadores reflejan que la Comunitat ha gestionado "mucho mejor" que en las comunidades donde gobierna el PP.

También ha pedido al PP que predique con el ejemplo, pues pide rebajar aquí los asesores cuando en Madrid han aumentado las consejerías hasta 14 y tienen 300 altos cargos que cobran más que el president.

La síndica del PP ha afirmado que no ha venido al debate a "reñir" ni a insultar a Puig, sino a tender la mano para salir del debate "con unos Presupuestos aprobados", entre otras cosas porque los primeros adelantos de las ayudas europeas para la reconstrucción llegarán en diciembre de 2021 "en el mejor de los casos". "Algo tendremos que hacer hasta que llegue el maná de Europa", ha agregado Bonig.

"He venido con mucho ánimo constructivo", ha afirmado Bonig, quien ha asegurado que no va a perder "un minuto confrontando" con Puig y por ello le ha instado a decir "día, hora y lugar" para pactar los Presupuestos.

"Para decir que no quiere confrontar, solo ha dedicado un minuto a no confrontar conmigo", ha respondido Puig, quien ha lamentado sus "descalificaciones" a la gestión del Consell y le ha dicho que nunca la llamará "indecente ni traidora", a pesar de sus insultos.

El president le ha reprochado que Bonig ahora pida blindar la sanidad pública cuando los populares la privatizaron y su estrategia fue recortar en sanidad, educación y servicios sociales, por lo que le ha pedido que no haga "populismo sanitario", y ha aseverado que este Consell no va a recortar en sanidad ni en servicios sociales.

Respecto a las pruebas PCR, Puig le ha reclamado que no haga "política" con esta cuestión y ha defendido que aplican lo que dicen los expertos, que sostienen que no es conveniente hacer "test masivos indiscriminadamente", a lo que Bonig ha replicado que no se hacen PCR "porque no tienen" y porque si hicieran más saldrían más contagios.

Sobre la enfermera escolar, ha recordado que fue el PP quien eliminó esa figura en los colegios de educación especial y ha vuelto con el Botànic, y ha destacado que la enfermera escolar "no es en sí misma la solución" para la pandemia, sino mejorar todo el sistema público de salud. Bonig ha reconocido que la eliminaron, pero ha destacado que es necesaria ahora.

El president también ha defendido que en esta crisis se han hecho ERTE y en la anterior fueron ERE, y ha asegurado que las iniciativas anunciadas hoy "no son ximoanuncios, son hechos".