EFEOrihuela (Alicante)

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha advertido este viernes en Orihuela de que "van a ser muy duros" los impactos económicos que se produzcan en la Comunitat Valenciana a consecuencia de una gota fría que ha calificado como "muy especial".

Puig ha hecho estas declaraciones en el municipio alicantino, que se está viendo gravemente afectado por la DANA (depresión aislada en niveles altos) y donde en 48 horas se han acumulado más de 400 litros por metro cuadrado.

El president ha asegurado que cuando finalice el episodio de gota fría, el Consell evaluará la situación, en colaboración con todas las instituciones -tanto diputaciones como ayuntamientos- y se tomarán "decisiones" y se ayudará "a la rehabilitación, la restauración y la normalización de la Comunitat".

"A partir de la finalización de este episodio trabajaremos en cómo reconstruirlo", ha señalado Puig para advertir de que "van a ser muy duros" los impactos económicos que se produzcan a consecuencia de esta "gota fría muy especial".

Ximo Puig ha explicado que esta mañana ha podido hablar con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que en las próximas horas se desplazará a Orihuela para ver la situación sobre el terreno, y que le ha trasladado "su solidaridad y su ayuda posterior a este evento conflictivo".

Ha señalado que la Comunitat Valenciana no había vivido una gota fría con esta intensidad en los últimos años, y sobre todo "con esta capacidad de rehacerse, de retroalimentarse de la propia incidencia meteorológica".

En este sentido, ha indicado que en estos momentos están volviendo a producirse incidencias meteorológicas en la Vall d'Albaida (donde están situadas poblaciones como Ontinyent) y en las comarcas centrales de la provincia de Valencia, porque ese "efecto yo-yo" está trasladándose desde el sur hacia el norte de la Comunitat.

"Esta mañana se han vivido momentos de mucha intensidad, de mucha tensión, porque el río Segura lleva mucha agua y ya está desbordado en Murcia. Imagínese aquí, en Orihuela y la Vega Baja", ha dicho.

Según Puig, "estamos aún en tensión y se está trabajando duramente por parte de los bomberos de la Generalitat y de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en hacer acciones de prevención para las inundaciones".

Los cuerpos y fuerzas de seguridad, ha dicho, trabajan de una "manera intensa" en aquello que es "fundamental y básico" ante cualquier emergencia, la "seguridad de las personas", y ha destacado que "afortunadamente" ni ayer ni hoy se ha de lamentar "ninguna desgracia personal".

"De eso se trata, de no lamentar ninguna desgracia que sea irreversible", ha destacado el president, quien ha agradecido el trabajo de las fuerzas de seguridad el Estado y del Ejército "que se ha incorporado para ayudar a esta tarea noble".