EFEValència

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha afirmado este lunes que la síndica del PP, María José Catalá, representa al "nuevo viejo PP", y ha considerado que, vista su experiencia como exconsellera, no puede dar "lecciones de cohesión" al Botànic.

"El PP no sé si tiene futuro, lo que tiene es mucho pasado", ha replicado Puig durante el debate sobre el estado de la Comunitat a Catalá, a la que ha acusado de hacer un discurso a la manera del "váyase señor González" de Aznar.

Para el president, eso es algo que dirán los electores y no tiene "mucho sentido" pedir elecciones anticipadas en este momento en el que todos los indicadores sociales y económicos van mejor que cuando gobernaba el PP.

Puig ha acusado al PP de querer hacer "una enmienda a la totalidad destructiva y sin ninguna esperanza de futuro" ni un proyecto alternativo, por lo que los populares "no se creen de verdad" que quieran elecciones ahora.

"Claro que tenemos alternativa", ha afirmado Catalá, quien ha asegurado que el "futuro" para la Comunitat Valenciana "se llama PP", mientras que el Botànic solo busca "salvarse en su escaño" y están "absolutamente agotados".

La dirigente popular ha instado asimismo a Puig a hacer de "mediador" en un Consell que "no se habla", donde los "cuchillos navajeros" están a la orden del día y "no pueden darse un abrazo ni en la esquina".

Puig ha recurrido a la ironía para replicarle que los Consells del PP "hablaban muchísimo, una barbaridad", y ha indicado que en un Gobierno que lleva "un tiempo juntos hay momentos de todo".

"Pero usted es ya la tercera portavoz que he tenido esta legislatura: lecciones de cohesión, las justas", ha aseverado el president, quien ha lamentado que Catalá, en lugar de ejercer una "vía valenciana", opte por la "vía Puerta del Sol", centrada en la "crispación".

Catalá ha instado a Puig a decir si acepta su propuesta de tres grandes acuerdos -sobre agua, infraestructuras o financiación-, a lo que el president ha respondido que "por supuesto" hablará de cuestiones relacionadas con el interés general de los valencianos.

Respecto a los impuestos, la síndica del PP ha indicado que a Puig no le gusta la propuesta de este partido de bajarlos porque implicaría bajárselos un 4 %, mientras que a una trabajadora de un supermercado se le bajarían un 31 %.

Puig ha criticado "el tocomocho fiscal" de los populares, cuya propuesta fiscal supondría al final bajar 7 u 8 euros a las personas con las rentas bajas, y 3.000 o 4.000 a las de rentas altas, y ha defendido que se fortalezca el estado del bienestar con "impuestos justos y gastando bien".

El PP "siempre que está en la oposición anuncia que va a bajar los impuestos, cuando está en el Gobierno los sube", ha afirmado el president, quien ha rechazado esa "solución mágica" del PP, al que ha acusado de proponer "un infierno social".

Catalá ha preguntado varias veces a Puig si iba a pedir perdón por la actuación de la Generalitat tras la sentencia de abusos a una menor tutelada, a lo que este ha dicho que siempre están a lo que dicen los tribunales y actúan en consecuencia.

La síndica popular ha preguntado entonces si respetará las sentencias que haya sobre el caso del hermano del president, "el único autónomo al que le ha ido bien" en la Comunitat.