EFEValència

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado hoy que 2017 ha sido un año "muy positivo" en la creación de empleo, aunque a su juicio no estamos para "triunfalismos" porque hay un problema salarial y de precariedad "que nos preocupa".

Puig, que ha hecho estas declaraciones a los periodistas tras visitar las obras del edificio del Ágora de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, ha indicado que cree que 2017 ha sido un año "muy positivo, el mejor en los últimos cuatro respecto al crecimiento del empleo".

Según datos hechos públicos hoy por el Instituto Nacional de Empleo, el número de parados registrados en la Comunitat Valenciana descendió durante el año 2017 en 33.258 personas hasta situarse en 385.705 personas, lo que representa una reducción del 7.94 %.

El jefe del Ejecutivo valenciano ha explicado que en lo que va de legislatura se han creado unos 185.000 puestos de trabajo, hay unos 86.000 desocupados menos y la ocupación ha crecido por encima de la media nacional.

"Eso es un camino acertado, habla del escenario que existe en esta comunidad de estabilidad, de honradez y de diálogo social, y sobre todo del empuje de las empresas valencianas, del funcionamiento de la exportación y de su internacionalización", ha subrayado.

El president de la Generalitat ha advertido que es "evidente que tenemos un problema salarial, tenemos un problema de precariedad y eso nos preocupa. Por tanto, nada de triunfalismos".

A su juicio, "se va en un camino correcto a través del diálogo social y espero que en las próximas semanas y meses se pueda trasladar también a los salarios lo que son las cifras macroeconómicas positivas".

"En definitiva, creo que la Comunitat Valenciana está demostrando con total claridad que tiene un proyecto de futuro y que está avanzando adecuadamente en ese proyecto", ha concluido Puig.