EFEValència

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha pedido hoy a la ministra de Agricultura y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, medidas "más contundentes" ante una sequía que está llegando a ser "estructural", con el fin de garantizar a medio y largo plazo la sostenibilidad del regadío.

Puig ha expuesto ante la ministra, en una reunión celebrada en el Ministerio de Agricultura, una serie de cuestiones derivadas de la "enorme preocupación" por la situación de extrema sequía, especialmente en la provincia de Alicante, tanto medidas inmediatas como de cara al futuro.

El regadío, ha manifestado Puig a los periodistas tras la reunión, genera muchos recursos en la Comunitat Valenciana y muchos puestos de trabajo, y ha mostrado su preocupación porque está "en peligro".

Entre los asuntos tratados en la reunión, se encuentra la desalinizadora de Torrevieja, que generará 40 hectómetros cúbicos más en unos meses, lo que supone doblar la cantidad actual, y el proceso de modernización de regadíos, en el que los regantes y los agricultores han hecho "un gran esfuerzo" para utilizar el agua de manera más eficiente.

En este sentido, ha señalado que va a plantear medidas concretas para aumentar la reutilización ya que, pese a que la valenciana es una de las comunidades donde más se reutiliza el agua, se necesitan ayudas que hagan más efectivo el uso del agua depurada por parte de los agricultores.

Sobre el trasvase del Tajo-Segura, el presidente ha apostado por "aprovechar bien los momentos positivos" en los que pueda ser "una alternativa".

Puig ha defendido la postura de la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, de utilizar todas las fuentes posibles y buscar "un mix de todos los recursos", así como de utilizar "mucho mejor" la depuración y la reutilización, la desalinización y la modernización de regadíos.