EFEValència

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha reclamado este jueves la unidad de todos ante la crisis del coronavirus e intentar "sacar lo mejor" de cada uno, porque "esto no se soluciona con banderas, ni con banderías ni confrontación", sino "mirando de verdad por las personas".

Puig se ha pronunciado así en la primera sesión de control de Les Corts desde que se decretara el estado de alarma, que se ha centrado en la crisis de la COVID-19 y en la que ha hecho también anuncios relacionados con el pago de ayudas, la publicación de datos sanitarios por municipios, y la convocatoria a diputaciones y ayuntamientos para la salida de la crisis.

ACUERDO PARA DESPEDIR A LAS VÍCTIMAS

El president ha pedido alcanzar un "acuerdo simbólico" para dar "un adiós fraterno y sin divisiones" a los 1.418 valencianos fallecidos ya en la pandemia, pues si ha habido unidad en "el dolor", tiene que haberla también en "la memoria de ese dolor" y para homenajear a quienes "nunca se irán de nuestra memoria".

Puig ha pedido a la síndica del PP, Isabel Bonig, que decida si esta "en la crispación o en la solución" de la crisis, después de que esta haya acusado al Consell de llegar "tarde" en la planificación del virus y la protección de los sanitarios; tachado de "indecente" e "indigno" que la Comunitat no hiciera todos los PCR que podía hacer, y alertado de que la lealtad es "bidireccional".

El president ha convocado a todos a participar en el "plan de Comunitat" para salir de la crisis, si bien el síndic de Ciudadanos, Toni Cantó, le ha reprochado que pida unión "mientras el tripartito da un espectáculo lamentable y se tira trastos a la cabeza" y le ha instado a soltar el "lastre" de sus socios para, con la ayuda de la oposición, poder "despegar".

El síndic de Compromís, Fran Ferri, ha pedido a Puig que "no se fíe" de quienes vienen a "buscar una silla" en mitad de la pandemia y ha alertado de que "no hacer nada" para corregir la desigualdad de la financiaciñon autonómica es "avalarla" y Compromís no está para "ser simpáticos con el Gobierno de Madrid, sino para ser útiles a los valencianos".

El president ha respondido que la Comunitat nunca había tenido tanto apoyo del Gobierno central en liquidez, pues necesitaba 2.200 millones de euros hasta julio y recibirá 3.300 millones, y ha defendido que el fondo adicional de 16.000 millones para las autonomías fue una demanda de la Comunitat, Cataluña y Andalucía.

PAGO A LOS AUTÓNOMOS Y AFECTADOS POR ERTE

Puig ha anunciado que este jueves se han comenzado a abonar los 57 millones de euros en ayudas a los autónomos afectados por la crisis, que llegarán a unas 60.000 personas, y que de los 478.000 valencianos afectados por ERTE han cobrado ya más del 90 %, y los 25.000 que faltan lo harán antes de acabar mayo.

También ha avanzado que la semana que viene convocará a los presidentes de las tres diputaciones, así como a los ayuntamientos, para que el "pilar institucional" participe también la salida a la crisis.

PUBLICACIÓN DE LOS DATOS SANITARIOS POR MUNICIPIOS

El president he reivindicado que todas las consellerias han hecho un "esfuerzo enorme" para combatir la pandemia, con 130 actuaciones, y ha anunciado que este jueves la Conselleria de Sanidad publicará el informe detallado de cómo ha afectado la COVID-19 a cada municipio de la Comunitat.

También ha adelantado que pedirá que Les Corts celebren un debate para analizar los acuerdos que se están adoptando en Europa y las ayudas para combatir la crisis, y ver cómo la Comunitat puede participar de ellas.

PUIG VUELVE A PEDIR PERDÓN

El portavoz adjunto de Vox, José María Llanos, ha acusado a Puig de haber "traicionado" la "lealtad" al pueblo valenciano, por su "negligente, pasiva y pésima actuación", y ha alertado de que "por encima del Gobierno hay una revolución más grande" y los valencianos no van a "permanecer en el silencio de los corderos".

Puig le ha replicado que espera que "la revolución siga pendiente" y ha defendido que "la mejor revolución es la democrática", y ha destacado que si la Comunitat pidió no avanzar a la fase 2 fue por prudencia y porque para este Consell "lo fundamental es la salud de los valencianos".

Ha defendido que el Consell hizo un esfuerzo "descomunal" para abastecerse de material sanitario y fue el que antes consiguió parar el desabastecimiento, y ha vuelto a pedir perdón por donde no se pudo llegar.

Finalmente, en respuesta a la síndica de Unides Podem, Naiara Davó, quien ha dicho que el Botànic ha "ampliado el escudo social" para proteger a los valencianos, Puig ha señalado que sin una fiscalidad progresiva "potente" no será posible la reconstrucción, y ha destacado que la Agencia Tributaria Valenciana recuperó 101 millones de euros en la lucha contra el fraude fiscal.

También ha intervenido en la sesión la consellera de Sanidad, Ana Barceló, para defender que el "criterio clínico" es el único que se aplicó para decidir la hospitalización o no de ancianos de residencias; que "jamás" se han ocultado cifras de fallecidos, y que esperará a que acabe la pandemia para dar su opinión de los "muchísimos bulos" que han surgido en este tiempo.