EFEValència

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha apelado este lunes a la unidad de todas las fuerzas políticas para iniciar el camino de la recuperación, que permita "reinventar la Comunitat Valenciana", una vez "culminada" la fase de resistencia a la pandemia.

En su primera intervención en el Debate de Política General celebrado en Les Corts Valencianes, Puig ha anunciado proyectos e inversiones por valor de cerca de 5.000 millones para avanzar en esa recuperación, en la que ha situado a Europa como actor clave.

"Podremos estar de acuerdo o en desacuerdo, pero no podemos contribuir desde las instituciones a polarizar la sociedad en un momento que demanda aquello que el pueblo ha demostrado: unión", ha destacado, y ha considerado que ahora "no podemos permitir que el partidismo ofusque la acción de la política".

En un discurso que ha durado hora y media, en el que ha alternado el valenciano y el castellano, Puig ha defendido la gestión del Consell frente a una pandemia que se ha cobrado la vida de 7.778 personas en la Comunitat, "demasiadas, sin duda", pero mil menos de las que habrían muerto con la letalidad media de España, o 7.222 menos que con la peor letalidad del país.

También ha reivindicado que se han salvado más trabajos de los que se han destruido, como lo demuestra que ahora haya 285.000 valencianos más afiliados a la Seguridad Social, y se ha demostrado que era posible dar una respuesta diferente la crisis, "más justa, más rápida y más social".

Tras afirmar que el valenciano es un pueblo con sentido común que "sabía que una vida valía más que una cerveza", ha asegurado que la Comunitat "ha resistido" a la pandemia, y ahora ha "llegado la hora de volver a casa, a esa casa común que es "nuestra vida mediterránea y nuestra vida en sociedad".

Así, ha anunciado una nueva flexibilización de las restricciones vigentes para frenar los contagios de la covid que estará vigente hasta el 9 de octubre, y ha anunciado una serie de proyectos e inversiones para impulsar los cambios "necesarios, inaplazables y transformadores" que precisa la Comunitat Valenciana.

El president ha presentado unos 5.000 millones de inversión en proyectos para hacer frente a la emergencia climática, desarrollar un nuevo estado de bienestar, reactivar los sectores productivos y avanzar en la estrategia de la innovación y la digitalización.

En concreto, ha anunciado un proyecto integral de la Albufera dotado con 600 millones; un plan de fomento del empleo juvenil, dotado con 1.000 millones hasta 2027; un plan de mil millones para acelerar la digitalización de la Administración, y la ampliación del Pla Edificant en 700 millones hasta 2027.

También ha anunciado la solicitud inmediata de la transferencia de la gestión de las Cercanías; la instalación en la Comunitat del mayor centro de datos; el apoyo del gobierno a la gigafactoría de baterías; 294 millones para construir 2.474 viviendas para alquiler social, y un plan "avalem dones" con 40 millones, ente otros proyectos.

El president ha señalado que la "vía valenciana" pospandemia es "poner a la gente a trabajar", pero ha advertido de que la recuperación dependerá también de "nuestra madurez como sociedad" y de otros factores, como la reversión de "la dinámica polarizadora del poder, de la representación y de la actividad económica en España".

Ha considerado "urgente propiciar una España" con una financiación justa, más sensible con la diversidad, comprometida con la cogobernanza, superadora de estructuras radiales, con el sector público descentralizado, y con juego limpio fiscal".

"No puede ser que el perímetro de la M-30, que solo tiene 32 km, oculte a una España que tiene 7.526 kilómetros de perímetro costero", ha manifestado, y ha reivindicado que la reforma de la financiación autonómica "toca ahora" y "no podemos esperar", aunque ha valorado las mejoras y avances que ha habido con el actual Gobierno.

Puig ha destacado que otro de los factores cruciales para el progreso de la sociedad es combatir el odio y el fanatismo, "el veneno que amenaza la convivencia" y que pone en riesgo la democracia, y al que hay que oponer resistencia, según ha reclamado.