EFEValència

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha defendido que la "estrategia valenciana" contra la covid-19 se centra en la prevención, que va asociada a restricciones en algunos trabajos de la vida cotidiana; en una vacunación lo más "rápida y eficiente posible"; y en el rastreo, que permite tener una trazabilidad "altísima, prácticamente del 100 % de los brotes".

Puig se ha pronunciado así este sábado preguntado por cuál es la fórmula que ha permitido los buenos datos epidemiológicos de la Comunitat Valenciana, que lleva un mes con una incidencia acumulada de coronavirus a catorce días por debajo de los 50 casos por cien mil habitantes, lo que implica riesgo bajo de contagio.

El president ha asegurado que no hay una "fórmula mágica" para frenar el avance de la pandemia de coronavirus y que nunca ha hecho "triunfalismo" ni ha querido sacar ventaja de esta cuestión, al tiempo que ha atribuido los buenos datos epidemiológicos de la Comunitat Valencia al "esfuerzo colectivo" de toda la sociedad.

Ha insistido en reivindicar el "gran esfuerzo de concienciación colectiva" de la sociedad valenciana a la hora de hacer lo que se ha demostrado que "va bien para frenar la pandemia", como es intentar limitar tanto los contactos sociales y limitar la movilidad, y en consecuencia reducir los contagios.

Puig ha señalado que todo esto, vinculado al aumento que se está produciendo de la vacunación, les hace ser "optimistas, con prudencia", y pensar que se puede "consolidar esta situación", aunque ha admitido que se desconocen "otras derivadas que puedan ocurrir en el futuro".