EFEValència

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha afirmado este sábado que en la reunión de la Interdepartamental de la próxima semana se pueden "flexibilizar" algunas de las restricciones valencianas contra la pandemia, pero ha pedido "que nadie piense en un cambio disruptivo", porque no puede ser así.

Puig, que ha visitado el punto de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de València donde el lunes comenzará la vacunación masiva contra el coronavirus, se ha pronunciado de esta forma preguntado por las demandas del sector hostelero, que piden una relajación de las restricciones ahora que los datos epidemiológicos son buenos.

El president ha destacado que, si se ha llegado a esta "buena situación", es por el esfuerzo que ha hecho toda la sociedad valenciana, y específicamente aquellos sectores más afectados, que se han visto limitados en su actividad económica, a los que ha agradecido su "resistencia" y su comportamiento.

Ha insistido en que la desescalada en la Comunitat Valenciana "ha de ser prudente", y por eso se va a continuar "con la máxima prudencia", pues aunque se puedan relajar algunas restricciones en la reunión de la semana que viene toda la sociedad ha hecho "muchos sacrificios" como para que se puedan "dilapidar".

El objetivo es "llegar al verano en la mejor de las condiciones posibles", ha indicado Puig, quien ha recordado que la Generalitat ha destinado a estos sectores ayudas, como el Plan Resistir, dotado con más de 420 millones de euros, al que se va a sumar el Plan Resistir Plus, con 600 millones de euros, aunque ha admitido que "es insuficiente esa ayuda".