EFEValència

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado que la Comunitat Valenciana tiene una visión "clara y solidaria" sobre el reparto del fondo estatal de 16.000 millones entre las comunidades autónomas para hacer frente a los gastos derivados de la pandemia de coronavirus.

En declaraciones a los periodistas tras visitar un laboratorio y entidad de inspección especializada de Global Omnium, Puig confía en que finalmente se alcance un acuerdo "lo más razonable y justo" posible en el Congreso y que no se perjudique a la Comunitat Valenciana.

Tras afirmar que durante esta semana el Ministerio de Sanidad y las autonomías seguirán profundizando en esta cuestión, ha insistido en reconocer que el primer tramo de ese fondo debe atender el gasto general de las comunidades para hacer frente a la pandemia.

No obstante, considera que en los otros tramos debe tenerse en cuenta la realidad demográfica y la realidad fiscal, como en el caso de los 5.000 millones que van destinados "a tapar agujeros por la falta de recaudación".

Puig entiende que esos 5.000 millones se deben distribuir en función del esfuerzo fiscal de cada autonomía, ya que si una comunidad ha decidido eliminar un impuesto, "no va a perder esos ingresos", pues ya había renunciado a ellos, al tomar la "decisión política de no tener esa corresponsabilidad fiscal".

"En general el índice fundamental ha de ser siempre la población, pero se pueden añadir otras cosas", ha defendido Puig, quien ha apuntado que en el caso del Ingreso Mínimo Vital, la Comnitat "tendrá más recursos de los que le tocan por habitante porque, desgraciadamente, tiene 12 puntos menos de renta per cápita".

Para el president, el debate sobre la fiscalidad y la financiación autonómica ha de hacerse "con rigor y no a beneficio de inventario de una comunidad"; atendiendo el interés general y logrando un "resultado justo, que atienda la igualdad de las personas y la singularidad de las regiones y nacionalidades".