EFEValència

El alcalde de València, Joan Ribó, ha asegurado este miércoles que su partido, Compromís, condicionará su apoyo al PSOE y Unidas Podemos a que se aborden los "agravios" que sufre la Comunitat y la capital valenciana, "con calma, siendo muy flexibles en el tiempo pero muy inflexibles" en que se contemplen.

Ribó, en declaraciones a los periodistas tras participar en una actividad de la campaña de reciclaje Ambilamp, ha manifestado que le ha sorprendido la "velocidad" del preacuerdo alcanzado por las dos formaciones tras el 10N y ha deseado que llegue "a buen puerto".

Sin embargo, ha advertido de que aunque los números "parecen muy prometedores, no suman 175" diputados y espera que se llegue a ello con formaciones como la suya, que concurrió a las elecciones en coalición con Más País, pero "aceptando una serie de reivindicaciones de respeto a nuestra comunidad y a nuestra ciudad".

"València es una parte de España y por tanto el gobierno de España ha de pensar que València no ha estado bien tratada en el pasado y necesita ser no mejor que ninguna, pero sí igual" que el resto, ha señalado.

Preguntado sobre si considera que Compromís ha perdido poder de decisión al concurrir a las elecciones con la formación de Íñigo Errejón, ha respondido que no lo cree ya que el papel de su coalición sigue siendo muy importante para la conformación del nuevo gobierno.

"Sin la participación de nuestro diputado y los dos de Más País difícilmente las cosas saldrían", ha afirmado para añadir: "Lo importante es conseguir que los temas valencianos estén en la agenda y que lo estén con una solvencia adecuada", en referencia a la deuda de La Marina, a las inversiones ferroviarias o al contrato programa del transporte metropolitano.

Ribó ha asegurado asimismo que está "muy a gusto" en el proyecto de Más País, y que aunque el resultado electoral no ha sido "para tirar cohetes" han aumentado el número de votos en la ciudad de València a pesar del descenso de la participación.