EFEValència

El alcalde de València, Joan Ribó, ha asegurado que la declaración ante el juez de la exresponsable del área de Administración de la EMT de València, despedida tras detectarse un fraude de 4 millones de euros en esta entidad, era "totalmente esperable" y "previsible en muchos aspectos".

La extrabajadora, única investigada por el momento en la causa por el fraude abierta en el Juzgado de Instrucción número 18 de València, declaró ayer que ella también fue víctima de una estafa y que cumplió a rajatabla un falso acuerdo de confidencialidad.

El alcalde de València ha señalado este miércoles a los periodistas que no se pronuncia sobre aspectos judiciales, pero ha indicado que la declaración de la extrabajadora "era previsible en muchos aspectos" y tiene la sensación de que "hay cosas muy llamativas", aunque no las ha precisado.

Preguntado también sobre la situación del secretario del consejo de administración de la EMT, ha reiterado que el Gobierno municipal respetará y asumirá la decisión que adopte la comisión de investigación.